lunes, 21 de diciembre de 2009

Cartas


Madrid, 6 de Noviembre de 1919


La tiniebla de tu ausencia empieza a tejer un manto húmedo de hojas alfombrando el Campo del Moro. Fumo, y el humo de mil cigarrillos asciende en volutas de color malva enrareciéndome la conciencia y tapizando los muros de presencias incorpóreas, que se me antojan tus curvas. Todavía se enreda tu olor entre las arrugas de mis sábanas, mis manos buscan ciegas tu sombra entre lenguas de niebla, que engullen vorazmente cada uno de tus recuerdos, me mantengo en dulce vigilia.
Revelé las últimas fotografías anoche y entonces yo también te engullía, te desgastaba de mil maneras...
¡Estoy sobreviviendo el otoño más triste de mi vida! Desde que no estás la noche es una cámara mortuoria dónde la melancolía me consume y añoro la dicha lejana.
Cuento los días que me separan de ti sentirte más cerca.
Te esperaré en nuestro “Oriente” particular siempre.
Mario

Madrid, 13 de Noviembre de 1919

¿Cómo podría olvidar tus ojos? Sentí que me rompías el alma a martillazos con esa petición. No quiero pensar que dudas.
Sin ti todos los días son grises. La atmósfera está viciada de un frío inusual, se augura un invierno gélido y sombrío. Coleccionaré todas las tormentas para empaparme contigo cuando vuelvas. Los negativos de esta semana me han prometido mostrarme los fantasmas que te visten, se me ocurren miles de razones por las que volverme loco, pero temo que las más importantes son las que quiero evadir. El insomnio acecha en la mesilla de noche, junto a tus rodillas desnudas, junto a tu mirada lejana que en blanco y negro me observa con una sonrisa difuminada.
He observado a un gato de ojos vidriosos rondar el Callejón de las Ánimas, se mueve con la seguridad canalla de los viejos músicos de la calle, ronronea un blues lastimero al pie del farol que hay frente a Casa Salvador. Fantaseo con la idea de que eres tú, que me envías compañía.
Patricia, tan mística, Patricia disfrutando de la lluvia que abraza a la tierra, Patricia sacando siempre lo mejor de las personas, Patricia, viva...
Sonrío mordiéndome las lágrimas,
Ruego al cielo o al infierno que me permitan volver a soñarte
Mario

Madrid, 10 de Diciembre de 1919

Siento la tardanza princesa oriental,
He empezado a montar una exposición sobre el invierno en la ciudad. Me animaron los chicos, dicen que paso demasiado tiempo sólo. Me sedujo la idea de poder incluir el reportaje del Cementerio de San Isidro que hicimos juntos, nunca nadie encarnó así la belleza de la muerte, todos coinciden en que estás rabiosamente bella, apocalíptica cual sensual pantera de la casa de fieras de William Blake.
El tiempo empieza a girar más deprisa, el viento sopla a nuestro favor ¿verdad?
Sueño cada mañana cómo será volverte a ver. Sería fantástico que regresarás con la Navidad, rezo a Dios para que te reúna conmigo.
Madrid se engalana para recibirte, luce dorada y coqueta, como los cuentos de Dickens. Puedo imaginarte en mis brazos disfrutando de la Gran Vía, inmortalizando la despedida de la primera década del siglo XX.
La nieve cubre lentamente las aceras como polvo de cristal azul.
Te espero impaciente Patricia
Mario


Madrid, 31 de Diciembre de 1919

Conservé la esperanza del reencuentro estas semanas alimentándola de carretes velados y cartas desde Moscow. Podrías haberme dicho que no había posibilidades, ya sé que piensas que el destino juega a nuestro favor, pero no puedo evitar el desconsuelo que me produce esta impotencia a la que nos tiene sometido los miles de kilómetros que como una zanja insalvable me impiden acariciar tu pelo.
Estoy desorientado en una ciudad que luce descarada ignorando tu ausencia, el vacío de tu voz me da motivos para gritarle a todos que me muero de pena, que esto es una hipocresía de felicidad temporera. Pero ellos no lo ven, ¡cómo iban a hacerlo! He estrenado esmoquin negro para despedir el año. Confío que el año que empieza me devuelva lo arrebatado. ¡Brindo por ti, Patricia! Brindaré las veces que haga falta…
Feliz año nuevo
Mario

Madrid, 3 de Febrero de 1920

Han debido de extraviarse en algún lugar, ya sabes como son estas cosas, es normal. Quizás la comunicación sea el reto de este siglo, me veo lanzando botellas al mar.
De todos modos no ha pasado gran cosa. Ah! La exposición sobre San Isidro gustó bastante y me han encargado un par de trabajos más. El primero sobre cerraduras y puertas con encanto, supongo que aprenderé algo. Pero del que voy a hablarte ahora es toda una oportunidad única. El jazz importado desde Estados Unidos reúne ya tantas adeptas femeninas que se ha desarrollado un subgrupo que han apodado “Flapper girls”, es inaudito pero ellas visten faldas cortas, llevan el pelo corto, escuchan y bailan jazz, ¡fuman y beben licores fuertes! Es todo fruto del liberalismo social, los americanos nos llevan décadas de adelanto. En dos semanas visitará Madrid Joan Geraldine Bennett sólo tiene 20 años ya deslumbra como bailarina, me han encargado el reportaje de su visita a España, estoy renovado voy a sacar lo mejor de ella, no creo que sea la mitad de bonita que tú, no tengo ninguna duda amor mío.
¿Todo en orden por allí?
Ya sabes que te quiero, el negro de tus pupilas vela en mis noches de soledad.
Mario

Madrid, 27 de Febrero de 1920

Patricia ya sé que las cartas no llegan con la regularidad que esperas, entiendo tu desasosiego, a mí también me pasa… pero ¿cómo iba a olvidarte? ¡Jamás!
No puedes imaginar lo frenético que ha sido este mes, el trabajo es agotador pero me ha recompensado tan gratamente que me siento un hombre nuevo, he recuperado la alegría que invernaba en mis mejillas, la imaginación se abre como un claro entre las nubes y los americanos están encantados con mi trabajo, me tienen como un “big cheese” Louisse se comía la cámara, ¡ah! Joan ha cambiado su nombre por el de Louise Brooks. Decía Rilke “la belleza consiste en el grado de lo terrible que podemos soportar” así es Louise, provocativa, hedonista, sensual, inteligente, terriblemente bella. Me han pedido un reportaje parecido al que te hice a ti en Lavapiés, con ella y otras dos americanas. Viven con los labios a prueba de besos, saben como conquistar a todos prometiendo belleza indómita y sexo a golpe de jazz. Seguro que te encantaría, cuando vuelvas te haré una flapper de los pies a la cabeza, convertiré tus curvas en mito…
Te envío unas fotos a ver que te parecen.
Love
Mario


Madrid, 2 de Mayo de 1920

La ciudad resplandece con los festejos del 2 de Mayo, esta tarde se representan sainetes en Malasaña y Lavapiés. Voy a llevar a Louise a la represtación. He recibido un reconocimiento por el trabajo con ellas y el equipo ha organizado una celebración para la noche del sábado. No vas a creerte lo que ha pasado, ¡me han ofrecido la oportunidad de exponer mi obra en Nueva York! ¿no es fantástico? La vida está de mi lado y el éxito al alcance del objetivo de la Phaté Baby, después de tantas instantáneas de la ciudad de mis amores, después de tantos negativos pacientes.
El diez tomamos el vuelo, será la primera vez que suba a un avión, estoy ansioso por llegar allí.
Me alegro de que tus padres se hayan adaptado bien, deberías imitarlos la vida no espera cielo. Bueno, aunque no quieras cortarte el pelo a lo garçonne serás tan hermosa como ellas. Me hubiese gustado verte así, a Louise le queda tan bien…
Besos
Mario


Nueva York, 24 de Mayo de 1920

Patricia, ¿pretendes creer todo lo que sale en la prensa? ¡oh Patricia, de verdad! Eres la última persona de la que me esperaba desconfianza, siempre te creí infinitamente más inteligente que al resto. Además, ya sabes como son los Yankees ¡sensacionalistas!
Louise está horrorosamente afectada por tu reacción, leyó tu carta y se siente injustamente el blanco de tu ira. Hemos pospuesto la sesión del puente de Brooklyn para mañana. "I have to go see a man about a dog" es su forma de decir que quiere comprar whiskey, me voi acostumbrando a su particular argot.
Por favor Patricia, no llores cielo, es normal que estés dolida, pero confía en mí, no tengo nada con ella más allá de la profesional y la reciente amistad que te describo en mis cartas. ¡Sonría anda! Todos me preguntan por ti, recuerda que estoy aquí por ti, por nuestro futuro, por nosotros. No todas pueden decir que han posado para Mario Gara, siempre serás mi musa particular.
Mario


Madrid, 27 de Julio de 1920

Claro que recordé la fecha: 30 de Mayo de 1916, detrás del viejo ángel de mármol del Cementerio de San Isidro. El epitafio de aquella lápida rezaba versos de Garcilaso “serán cenizas, más polvo enamorado”. Después nos enteramos de que yacía allí un trovador de 1849, Sabino Martínez, natural de Úbeda y enamorado de Madrid. Lo recuerdo perfectamente, sobre la losa descansaba una rosa blanca recién cortada, parecía desafiar al vacío que ahogaba la escultura. Aún puedo olerla… Nos juramos amor eterno mientras se apagaban las velas.
Siempre que volvimos allí la rosa se mantenía intacta. Nos preguntamos quién dejaría aquella flor misteriosa, nos obsesionamos con aquel lugar que nos parecía tan íntimo. Como aquella flor fresca e inmortal, tus letras fueron llegando cada semana. Y como la persona que la dejaba y nunca veíamos, tú no te dejabas ver. Mi memoria se convirtió en un Edén de prosa y espejismos que se negaba a olvidarte, y aunque autómata, me mantenía vivo.
Con cada una de tus cartas la esperanza se filtraba por las vidrieras y se evaporaba al posarse en las cuencas de mis manos. Disfrutaba del olor que me traían las tierras lejanas, del tacto del papel húmedo, de tu caligrafía impoluta.
Anhelaba ver escrito un “vuelvo en tal fecha”, no sé, cualquier resquicio de la certeza de un viaje con destino a casa. Y al final, repasaba desolado cada una de tus líneas buscando una escusa que te acercara más a mí. Acababa extasiado del dolor que me provocaba tu ausencia.
Cada cuartilla tuya era una invitación a aquel paraíso maldito que no supe rechazar, hasta que se abrió un abismo de soledad y me hundí en él.
Los amigos, la familia, el trabajo fueron animándome a abrir los ojos, a salir, en definitiva, a vivir. Luego se presentó ese golpe de suerte y aproveché su ofrecimiento, no sin miedo. Aproveché la oportunidad que se me presentaba, me bebí Nueva York, me sentí tan realizado. La recompensa del trabajo reconocido me llenó de ganas, me llenó de esperanzas y pensé en mí como hacía tiempo.
A la vuelta a Madrid hace una semana, visité la necrópolis, primero con miedo, luego con nostalgia. Y al llegar dónde siempre, me dio un vuelco el corazón.
La rosa blanca no estaba.
Agitado busqué alrededor de la escultura, era un día de tormenta y pensé que el viento la habría tirado. No la encontré. Entonces, me acordé, busque a ciegas en el hueco que hay entre las alas del ángel y encontré tus fotografías. Seguías allí Patricia, preciosa con tus dieciséis, diecisiete y dieciocho años… se me nubló la vista al tenerte entre mis manos, besé tu rostro y sentí frío… ¡Dios, tú seguías allí riendo con el candor de tu adolescencia!
Me deshice.
Apreté los puños, cerré los ojos, regresé a aquel 30 de Mayo de 1916. Llevabas un vestido blanco muy corto y el pelo te caía muy por debajo de los hombros, y estábamos nerviosos, porque no sabíamos como hacerlo ni que iba a pasar después. Pactamos cerrar los ojos y acercamos nuestros labios hasta quemarnos… y luego sonreíste y me ruboricé, ¡me había besado un ángel!
Otra vez 1920. Lloré obviando cualquier pose. Entre sollozos escuché unos pasos a los que no dí importancia hasta que los sentí a mi lado. Una mujer de mediana edad se acercaba al mauseolo con una rosa blanca que destacaba con el carmín de sus labios. Su atuendo negro se ajustaba como un guante describiendo una anatomía precisa y el pelo, igualmente negro ondeaba largo otorgándole un aire de femme fatale que denotaba sufrimiento. Posó la rosa, después sus ojos sobre los míos, y al encontrarme con su mirada hallé dolor, hallé nostalgia, hallé rencor, hallé amargura… y vejez camuflada en un cuerpo bello, pero que se consumía por dentro.
Entendí que esos ojos no eran los suyos, sino el futuro reflejo de los míos, de los tuyos, y así me mostraba su desdicha, nuestra condena. Quería decírmelo, no, quería mostrármelo para que lo sintiese.
No quiero convertirme en eso, sirena varada y naufrago perdido. Esperando un mañana incierto, viviendo en la penumbra de un tiempo pasado mientras nos convertimos en dos extraños.
Me voy a Nueva York, empiezo una vida con Louise, supongo que lo sospechabas.
Te deseo lo mejor de esta vida, te lo deseo porque sé que eras capaz de sacárselo.
Jamás te olvidaré.
Mario


jueves, 17 de diciembre de 2009

Quise


Quise decirte mucho más,

busqué tus form(ul)as
en lenguajes imperfectos,
faltas de estilo y malas maneras,
obvie las dudas,
los motivos nos sobraban
para partir fronteras
y ahora
todo es un vacío de
agujeros y cuerdas
destensadas.
Desgarramos
los relojes desatando
la cruzada contra
tiempo perdido
y ahora
todo es arena
que se escapa
entre os dedos.
Quise ser la erección de Elvis
come on and do the jailhouse rock with me,
repetir(te)
extasiar(te) los pies
de posibilidades absurdas
viajando a Memphis
en tercios de rubia,
quise mantenerme
en primavera inmortal
colgándome del pelo
rosas robadas
de lápidas anónimas,
quise olvidar la posibilidad
de olvidos de Palacios saqueados,
invertí en lunas de plata,
y mira,
nunca se me dio bien,
me hipotequé lunáticamente
todo recto
buscando la última transgresión
en un incendio
aún fresco.
Y quise
poesía con galletas
y para dormir quise
versos libertarios
y nudos en los tobillos,
mi cama es grande:
átame
quise arrastrar(te)
por un ritual anarKía
despreocupada
que terminaba en Saturno,
Prometí instantáneas veladas,
más rosas
y oscuridad azul
si me reventabas
de amor los isquion
en cualquier parking
vacío de luces.
quise perder el riesgo
de desalojo
por oKupar
cada banco ensuciado
de esputo y vino barato,
quise que me
hicieras dedos
por encima de sus ojos
en cualquier barra prohibida
para adictos a la vida,
y empañarte de barro
los labios
arte marginal para
los que
negamos la muerte
de Vega y de Mario,
y brindamos con ellos
en todas las aceras.
Quise recordar
el camino de vuelta,
demasiado sobria
y no hay direcciones
exactas
que no conozcan
los pasos borrachos,
sobra decir
que no supe.

Quise razones,
excusas para ordenar el mundo
al revés,
contigo, contigo y contigo,
saborear-te
en tu ausencia de amarillo
sol,
patadas sucias
y tus letras inyectadas
en jeringas para colocarme
un poco más de ti,
un poco más de años 50
con un abrigo rojo
a medias de desabrochar.
Quise tumbarme en la hierba
para ver llover
entre mis rodillas flexionadas,
y empezar a fumarme
los besos adulterados
mientras todo se mojaba,
quise agotar las balas
de todos los sueños
que tenía entre sus piernas.
quise pactar su desnudez
con mis pupilas
cuando apagaran las velas
y cerraran
las salidas de incendios.
Quise acostarme con su olor
cuando no estaba
porque así me acuchillaba
sin quererlo,
y aunque frío
lo sentía dentro.

Quise alargar minutos
y esperas innecesarias,
que no existieran distancias
entre su cuerpo y el mío
Quise ser agua
y sirena a la vez
tantas veces
que he perdido la cuenta.
Quise temblar otra vez,
después de entonces
no he podido.
Quise que Madrid
ligara con su ausencia
que restos
de asfalto salado
te trajeran de vuelta,

entonces quise creer
que Dios existía,
y que no volvería a llorar
cada vez que escucho a los Dire Straits
o que Cortazar dice eso de:
Ven a dormir conmigo: no haremos el amor, él nos hará

martes, 15 de diciembre de 2009


Los placeres violentos terminan en la violencia, y
tienen en su triunfo su propia muerte, del mismo modo
que se consumen el fuego y la pólvora
en un beso voraz.


Romeo y Julieta , acto II, escena VI

miércoles, 9 de diciembre de 2009

dónde siempre pienso si me quieren



Dónde pueda recorrerlo con los ojos vendados
dónde los olores evoquen caricias mojadas
y me guíen por senderos amables como
hiciera el flautista,
ahí, quimeras marinas boquean encarando al sol
de Diciembre,
derraman entrañas de melancolía líquida
y guerras antiguas
dónde sirenas de bronce coronen sus aletas
y divinidades se doren al calor de los tambores,
dónde los leones guarden vigilia permanente
y rujan aullidos de nostalgia perenne,
ahí,
donde la fotografía fácil posa desnuda
en su remanso de paz urbana
y el asfalto se intuya tan lejos…
Dónde no existan velos de nicotina
que velen sus rostros descarnados,
ahí, en la corteza de una encina centenaria
B y M inmortalizaron un amor adolescente,
que nunca conoceré
Dónde desfilen etéreas
las estaciones de Vivaldi
y se juren promesas de eternidad
los amantes,
ahí quiero ser de bronce.
Porque ahí siempre llegas con el corazón tiritando,
con un puñao´ de letras tristes,
con un réquiem por la muerte de las hadas,
que agonizantes en su aleteo
desprendían lágrimas de plata azul.
Fantaseo con quedarme dentro,
con perderme en sus pulmones
cautivos al anochecer,
allí, dónde la magia no cierra por defunción
queda sitio para la raza mas terrible,
nosotros.
Millones de letras se acuñan en libretas
manoseadas por la pena
y la suspiros,
ahí Belial es más bello que cualquier ángel.
Ahí,
dónde las secuoyas provoquen claros de luna,
dónde la unión sea inminente
y la música andina me robe que corazón.
Ahí, me prometí con estas calles
y ahí guardo mis ilusiones y fracasos,
mis depósitos de esperanza y mis despropósitos.
En el Génesis del new-romantic
quiero sentirme atardecer en silencio,
ahí soy libertad y paz interior,
ahí pillé la soledad y me infecté de “amor”.
dónde ponga con tizas
“se donan orgasmos”
a precio de segundos de plenitud espiritual.
Ahí, dónde arrastren cadenas de apariencia,
dónde no haya temor a las almas puras
y las manos se entiendan
maleducas.
Ahí,
despojos de ruido sistólico quebrado,
retales de huesos congelados de olvido,
resquicios de esencias conocidas
que entren y salgan de los bolsillos
cansados
de tantas muertes prematuras.
Ahí, dónde estemos lo bastante solos
como para comprender que toda una vida
es demasiado para soportarnos,
dónde acabaré autodestruyéndome
para vivirme,


búscame ahí

jueves, 3 de diciembre de 2009

quien lo probó lo sabe



No sirven los incendios

si no arden tus lunares,
ni valen para nada las guerras
si no asumen riesgos mortales

ojos fulgurantes,
déficit de cruces de plata,
tráfico de influencias
colapsando los recodos
de venas encalladas
de tantos delirios masturbatorios,
y el silencio punteado
de jadeos agitados
que se dispersan
vagabundos por la habitación.
Revolcones en quintas de rock,
y las pajas más hermosas
de la vida
oyendo a la Big Band
Rastro amarillento
de techno-nostalgia
vibrando en pandemonium ensordecedor,
reverberando al compás
de lágrimas fluorescentes
y suicidas.
óxido carcomiendo
los besos ensangrentados
dentro de un útero
metálico y negro,
donde la noche impone
la dictadura del frío.
El violín de Stradivarius
solloza letanías
de poetas muertos
rendidos a la sumisión
del letargo del recuerdo:
Padre adoptivo de aquellos que, en su cólera,
del paraíso terrestre arrojó Dios un día,
¡Oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!
y mientras,
flores,
flores ajadas
edulcorando la podredumbre
del sexo apresurado
y saldado a trompicones

...de barro entre las uñas...

En un punto de su entrepierna
se forja el Universo,
nos besamos en una esquina,
después se extinguió el sol
y estalló entre mis manos,
lo dejé fluir
por el placer de la calidez
de la vida, recién abortada.
Se me ocurren tantas razones
para volvernos completamente locos!
pero las más importantes
son las que no se me ocurren,
un rastro de esquizofrenia
se cose a nuestra sombra
con descaro feroz,
y es la excusa perfecta
para quererte,
como Tristán e Isolda,
como dos yonkis
que se abrazan
para no caer...

La luz de las farolas
se sumerge en un guiño
de complicidad silenciosa
inaugurando una nueva dimensión
de electro-abandono
que se mide en
lo que se nos va
en hacer y deshacer la cama,
que se recuerda
desde los cardenales y los arañazos.
Irreverentes señales
De lascivia líquida
resbalando entre tus labios,
tengo el coño anestesiado
de amor y sed,
de tu boca espero los versos:
No tengo prisas puta
- que amor es odiarnos
entre besos y sonrisas,
que amor es vendernos
en el portal de tu casa –
que es mucho más sentido
que una imagen difusa,
o una instantánea velada de tus gestos.
:
amor a la brasa
y
vodka III

Y sino lo entienden,
mejor rociarse de queroseno y prenderse fuego,
¡concretad los días!
¡pactar los polvos en gramos!
... seguid colgados del filo de agujas infestadas
de mierda
y desesperanza,

a mí no,
a mí me valen mis sueños,
me siento genial
en las calles que él pisa
...
la tragedia de la falta de amor
es la prostituta fea del Moulan Rouge,
no tiene estilo fumando,
llamó al dominio: amor
y al burdel, hogar de lujo.

No,
la tragedia del amor
brota en su cuello,
es la misma luna
que hace aullar a los lobos



sé que entonces ha levantado la veda
...
y quiere que le acose

sábado, 28 de noviembre de 2009

Palabras



Los finos rayos se abren pasos de tranquilidad, vuelo en notas de violín a un espacio suave que sabe a mar. Suenan voces conocidas y latidos de un corazón, la palabra vida entierra unas cenizas y siento que vuelvo. Piedras redondas forman un camino que me llevan a ti mientras arranco flores de un jardín virgen, se abren claros en un lienzo azul con estrella propia. Solo existe lo divino en este momento, solo existe tu aliento. El día hoy no acaba y la barca será amarrada hasta que me vaya, no me hagas perder este momento que el alba ha llegado. Me encanta tu agua.

jueves, 19 de noviembre de 2009

Una página más


Cada día que pasa una página más está escrita, casi sin darme cuenta voy acabando libros y más libros, y me sorprendo que el tiempo vuela y vuelve que extraño es todo esto de explicar. Revivo todas muchas veces, me encantaría volver a verte.


Me subo a un árbol que ha crecido conmigo, los dos ya estamos más crecidos a él lo llaman el árbol de la vida pero en cambio yo sigo siendo aquel mismo de antes, a lo lejos que queda esa roquita del mediterráneo, que solo yo se que los almendros no están hechos de nieve sino que son flores, que me encanta ser un árbol y me encanta que tú seas mi amanecer, sigue pasando el tiempo y no puedo dejar de mirarte y asombrarme a cada rato con tu pelo.


Que la noche es la mitad de nuestra vida, y dicen que es la mejor así que no te lo pienses y prendamos fuego. Tienes forma de melodía, de una música suave que me envuelve y me enloquece, cojamos ese tren y veamos todo que no queda tiempo, quiero que salgas en mis libros y en mis páginas. Quiero que seas tiempo y mi noche.


yo quería ser Jazz


Hace horas que afino escalofríos
que me templan las vértebras
como parpadeos intermitentes,
no son neones,
un reguero de estrellas plateadas
brilla incandescente
en la hendidura de la memoria:
latido diurno de asfalto
+
un sol que ciega en Paradise City
detrás de una luna muerta
rasgada de horizontes que siempre
terminan en azul.
No entiendo nada
más allá de que estamos
es primera persona del plural.
Así que podría haber diez mil fábricas
de pólvora negra explotando simultáneamente,
llenarme los bolsillos de cadáveres,
crisis, pandemias
o paz en la franja de Gaza,
me hubiera dado igual
sólo pensaba en evitar distancias
en el fondo de sus ojos...
el mundo estaba perdido y olvidado

como dos objetos surrealistas
demostrando una reencontré azorada,
sopesé amenazante la ausencia de palabras,
el silencio improvisaba
poesía transgresora
en un aforo limitado,
íntimo,
no distingo obscenidad de sinceridad...
sin rumbo concreto
caminamos contra el tiempo,
se hablaba a sí mimo
sus ojos esquivos quedaban suspendidos
como brasas en sus cuencas,
sin mirarme,
sin mirarnos,
nervios palpitantes,
¡quería reír! ¡quería llorar!
quemarnos vivos en la parte de atrás...
Si, el mundo no tenía existencia
y estabamos vestidos de incomprensible soledad,
vendados,
pensé más tarde,

mantuve el equilibrio
a punto de perderme en su aliento
no,
No,
NO,
ominoso conjuro que me había
narcotizado la vida,
aturdido y acobardado las caricias,
delimitándome cercana,
lascivamente hipocondríaca
a punto de la felicidad
como suele pasarnos
a los abonados al casi,
entonces
entre el todo y el nada
fluctuaba un éxtasis ascendente
que me paralizó como los vapores de una droga,

se fue
.

Con el corazón desviado tome el camino de vuelta,
todavía no había leído que “todo es camino de ida”
y no encontré palabras para decir adiós.
Cada cual acompañado de su propia música
interpretó su despedida.
Regresé al Bukowski
tambaleante de frío
y brinde con Inés
por la inmortalidad de los soñadores
y la realización de los sueños,
discutí un poco con la luna
un poco borracha quizás,
con la sonrisa magullada quizás,
leímos en voz alta pasajes de Ginsberg
y así nos redimíamos
de un anhelo insoportable
o quizás no,
los músicos de jazz
se abandonaban al espejo de la noche
para arder en un incendio sin fondo...
llegarían a casa
y le harían el amor a sus negras
obsesionados con sus cuerpos
de pantera,
cuando hubiesen perdido
las facultades mentales
explotarían en su matriz
desbordándolas de semen, sudor y swing
todo resumido a ellas,
porque eran de ellas totalmente,

... pero yo estaba en la calle
tambaleante de frío,
reclamaba un cóctel de barbitúricos
mientras él probablemente
mantenía un sensual diálogo con la arena,
a través de Marilyn,

quería follar con él hasta la parálisis

domingo, 15 de noviembre de 2009

tic-tac


Basta con que evoque su ausencia
para que el mundo se vuelva un lugar hostil
y necesite todas esas canciones de amor
o un par de ostias en el preciso momento.
Acepto humillada la derrota de otro lunes,
disfrazado de insoportable desidia,
¡qué vamos a hacer!
la carne es débil si,
pero dime tú como engañas a la mente...
Por eso Tiempo
TE TENGO CALADO
y tus tretas me las sé bien,
no hay tregua desinteresada,
y por eso y por todo lo demás pienso aprovecharme de ti,
exprimirte
y beberme la vida a tu salud,
así que deja de arrastrarte salmodiando
la maldita cuenta atrás,
ranqueando la decadencia del sol
y empieza a hacer tonterías,
date la vuelta, atrásate, ponte así,
repítelo,
después párate un rato bajo sus manos de fonendoscopio,
p á r a t e ,
y como entonces te atrevas a estirar las manecillas
bang!!! Disparo!
... si a mí también me pasa
(por eso me quejo)

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Para ti capo!


Me acuerdo de un amigo, de ese que esta tan lejos, agarra una guitarra y toca de manera fría esos acordes que antes juntos cantábamos. Me encantaba sentarme junto a él y esa melodía, pasábamos horas y yo le seguía con mi voz. A veces éramos mas los que compartíamos esas noches, solos a lo lejos de todo el mundo nos sentábamos bajo una luna gigante y hablábamos sin horario, con la mente en blanco esperando de nuevo esas notas de siempre. Ahora me cuentas cosas y me alegro, escucho como un desconocido todo aquello que antes compartíamos pero créeme que todo aquello que vivimos lo volveremos a hacer, os subiréis en ese mágico coche y nos perderemos en la luna, en la arena y en los sueños.


Todo esto que me he callado te lo mereces, no hay día que no me acuerde de ti porque amigos como tu aun no he conocido a ninguno. Espérame.


Fdo.: tu amigo Pepe


jueves, 5 de noviembre de 2009

Confesión



El mundo empezó a dar vueltas
frenéticamente,
hubo una vez que creí que follar
tenía que ver con el amor:
el amor carnal, quizá.
Para entonces
parecía que iba a dejar de marearme
cada vez que uno de esos hijos de puta
me la clavaba
hasta el fondo,
creía en el dolor
que producía el placer
mientras todo se desordenaba
armoniosamente a ciegas,
mesas cojas,
teléfonos descolgados,
perfecta incomunicación,
lluvia negra casi transparente
y dedos
adheridos a las curvas
de mi espalda
arrastrando las consecuencias
de siempre:
actos (im)puros
que ensucian de remordimiento
el jodido amor.
El problema
(o la suerte)
es que no había conocido
un pasado mejor,
para hablar
de las ruinas humeantes
que deja un puto No de labios
de un hombre, o de una mujer,
la ausencia de monosílabos
todavía me aniquila...
aunque vuele con alas
de tequila barato
alcanzaré sus manos,
después de arder
y reducirlo todo a un campo de rastrojos,
antes de la última envestida,
seremos cenizas
sofocadas y candentes,
cómo dos leños
sujetos a las raíces de una tierra
que no nos pertenece
esperaremos el hacha
con la alegría de los locos
(a veces olvido que el mundo
es un lugar lleno de fantasmas tristes)
supongo que se me llenan los ojos
de rabia cuando tropiezo
con ciertas realidades,
como cuando me impiden que lo haga,
le patearía las espinillas
hasta que el calor le abrasará las entrañas,
y me invitará al infierno
de su cuerpo de pecado,
le ladraría desvaríos
hasta que me partiera los labios,
y de su puño y lengua,
me escribiese
versos con los hilos de sangre
que recojan sus dientes,
o me escribiese canciones,
o un himno de paz
sin tregua
desde la nuca hasta los talones,
... que me arañen todos
esos gatos acústicos
que terminen sus solos todos esos músicos
que no conozco
si después
me va a dejar joderle por el placer de joder,
si yo también voy a dejarme...
si yo también voy a prenderme
un puñado de estrellas
entre las piernas
que simulen el cielo
de una noche de agosto,
pero eterna,
que yo también quiero ir con él
a la luna,
y a Agra, y a Nepal,
y a donde nos lleven los vientos Alisios
o un par de canutos de hierba.
Me estoy colgando
del hombre más increíble
de la tierra...
y sólo soy capaz
de pensar en
acariciarle la espalda
como se acarician los costados
de un león
...
espero que me devore.

¡Qué soy una enferma
ansiosa de amor!
o la ninfómana que dijo tu madre
complaciente y nunca realizada,
o simple suicida,
esclava de un pasado trágico,
soñadora de un ideal imposible,
romántica, enemiga de Bécquer,
irreverente, idiota,
profundamenteCrédulaYconfiada,
en fin,
abandonada sin reservas
a los placeres supremos
de la insensatez
y la utopía,
que quiero que me enseñe
el sitio donde teje sus sueños,
donde escribe sus inquietudes,
para besarlo
en silencio.
Que casi le pierdo...
que he llorado como una niña
por eso,
y no se lo he dicho,
que también se me hace un nudo en pecho
cuando después de decirnos todo
le desvío la mirada
y me maldigo
por quererle como en las canciones
y callarme como las putas.
Que le entiendo de sobra
cuando me toca desde lejos
y le rechazo rabiosa...
que le entiendo de sobra
cuando echa de menos su casa,
sus olas, su madre,
cuando odie las calles
a las que siento que pertenezco
y las que no,
que creo en él
más de lo que imagina.

Hubo un día que perdí
la vergüenza
en el atril de un bar,
además del abrigo
y la piel de nylon de las rodillas,
antes
había perdido la inocencia
en los brazos de caras anónimas
que fueron diluyéndose
al fondo de vasos
siempre medio vacíos,
perdí el interés,
“creí que follar tenía
algo que ver con el amor”
(bis)
hace poco que
me reencontré con todos los sueños perdidos,
que el sol aún calentaba
a los varados en las aceras,
que me había citado con él perfecto desconocido
que de la noche a la mañana
me hizo dudar
si mi ciudad
era la que se describe en el génesis
hace minutos que pienso retarle a comprobarlo
como se hacía en el cuadrilátero
cuando los boxeadores no usaban guantes,
asaltos ilimitados,
tiempos muertos
para calmar las heridas
y tú,
Jake la Motta,
y yo,
Vickie Thailer,
buscando en el ring la manera
de abrirnos paso
a la
belleza de la realidad,
sin ideales
a golpes
como la vida misma

jueves, 22 de octubre de 2009

naufragio


Vamos a hundirnos,
antes de que sea demasiado temprano,
vamos a desaparecer,
vamos a ser incorpóreos.
Todo lo que buscamos se resume
a un sí,
y todo cuanto vamos a encontrar
será tan ambiguo como para
escribir un tratado de paz
que al revés
entenderás
como que me hagas la guerra,
que seas incontrolable,
que “no te salves”...
Imprevisto mientras no nos falte el aire,
incandescente como la llama perfecta,
entre tú y yo
hay literatura
y ropa de más,
entre yo y tú
el humo de mil cigarrillos
teje un manto de niebla espesa
... lo grave es que nunca fumamos,
un día pienso respirar sólo de ese humo
y aspirar (te) hondo.

Vamos a interpretarnos
entre las sombras de trece cipreses,
vamos a ser las estatuas
de la necrópolis de plata,
las madonas aquí son obscenas
y vamos a seducirlas,
hasta trece
... de izquierda a derecha
forjando una cruz
que se mece al son
de las bisagras oxidadas
que guardan la ciudad del silencio,
que nos guardan.
Vamos a ser silencio,
voy a mirarte hasta que te desgaste
la vergüenza
y sólo quieras hundirte
y hundirlo todo conmigo,
hasta que se fundan las velas
que parpadean guarecidas.

Se queda pequeño,
Madrid se queda pequeño

que solo estoy
a dos disparos de la vida sin mí,
que el eje del mundo
gira sobre un banco de la Rinconada
(junto al río)
que el futuro se forja con las palabras
que quedan entre los diente,
que soy una perra esquizofrénica
al borde de la genialidad
en un mundo desordenado,
que voy a vomitar
todo lo que nunca he tenido,
que voy a sonreír
sin morderme las lágrimas
por tenerte tan cerca.
... a veces no pienso, escribo.

Vamos a agotar las buenas intenciones,
las ideas desaconsejables flotan en el ambiente
...vamos a ser vapor
entre miasmas, poetas o asesinos
o vamos a ser asesinos de ideas...
y perder la mirada
entre acuarelas de vela
y jeringuillas usadas,
y arrojar los jirones
de la derrota y la desconfianza
por las alcantarillas de estas calles,
rendidos al ocre
de un suelo de hojas secas,
incondicionales
de la tierra húmeda
que calma las noches de frío
... idealistas sin más
hoy tienes el color de las tormentas,
y
deseo
que
m e d e s b o r d e s
hasta que piense por tercera vez
que nos hundimos...


Pero vamos a darle tregua
a los abrazos,
vamos a abandonarnos a los cristales rotos,
vamos a detener el tiempo
por esta noche,
vamos a colorear vida sin pensar
si al amanecer
la escarcha anidará en los labios.
La existencia es un soplo
atrapado entre tu respiración y la mía,
rítmica
pero intermitente,
el exilio de la incertidumbre
hoy cuelga de tus lunares
sin más memoria que el ayer,
y te juro,
que pienso darle una patada en la boca,
desencadenar un terremoto
de emociones
para que se extinga!
Porque esta noche
solo hay tiempo para la complicidad,
porque vamos a matarnos dulcemente a sonrisas
vamos a crecer deprisa
sin envejecer,
vamos a ahogarnos entre copas de Brandy
derramadas
por la espalda,
a golpes de retórica líquida
y sumideros azules.
vamos a olvidarnos de las calles desiertas,
de la luna y de los bohemios que la cantan.
vamos a olvidar el r&r y a Jim,
y el mar y la calle Beneficencia,

hoy vamos a hundirnos

... mientras el mundo se salva,

vamos a querernos...

miércoles, 14 de octubre de 2009

Emociones que me hacen sentir minúscula


Que entre acordes
te escuche más que a Dylan,
no es nada nuevo,
si admito que me empapo de música
para tenerte más cerca
siempre me va a faltar tiempo,
no sabré mitigar esa angustia,
pero soy adicta al cruce
a quebrarme la voz
al temblor en los labios
al micrófono abierto.
haciendo memoria
puedo decir todo lo que soy
o puedo escribirlo
a ritmo de blues.

No me cuesta imaginar
que no me merezco la suerte que tengo,
pero si,
que a veces ¡boom! puedan hacerme crecer tanto,
que ahora me falten sonrisas para dar
y que alguna vez estuvieron odiosamente difusas,
hace tiempo me convencí
de que no iba a tener cojones para querer a nadie
a tiempo,
para decir te quiero, que es de esas cosas
que dan miedo
por letales,
lo sé... diremos que por suerte.
luego dije “lo feo es no ser insolentes,
como fueron Adán y Eva”
que nunca hubiera sido así,
los telones caídos, los derivados de olvido,
lo peor siempre han sido los jodidos lunes,
los terribles febreros.
la música vacía,
el relleno de palabras
donde se entendía el silencio.

¿Has pensado lo inmenso que
sería escribir siempre de primeras veces?
primera vez que me arreglo como si contigo,
que me busco,
que te encuentro
y que no estoy
primera vez que no te entiendo diez mil veces
y primera que yo me de cuenta
que tú ya lo sabes,
que yo te comprendo,
que me comprenda algo menos
más allá de lo que soy, somos,
a veces nada,
y siempre todo.
no es vacío,
es el perfecto imprevisto
que te cambia, que te completa,
es más necesario
que aclarar ausencias,
porque todo es principio
(no existe mañana)
y todo es final
cuando la madrugada no avisa
y se desboca puesta
de mierda hasta las cejas,
siempre me va a pillar dormida
o terriblemente borracha.
al final nada,
entrañas húmedas
y arrugas en los párpados
lo que en realidad
viene a ser lo mismo.

Puedo decir que son noches de historias,
sueños,
copas de más,
goteras inevitables
por explicables,
no es la primera vez
que no se si bailar
o acostarme
y dejarme pasar,
hacer,
que un tren
me traiga a casa
con Jim,
que nos damos la espalda
para no admitir lágrimas,
de sobra sabemos
que sin amor no hay gloria,
todo lo demás es censura y pose.

Lo bello es que seguimos siendo mundanos,
conformistas,
nos hemos inventado
una realidad de mierda
para sentirnos seguros
y ocultar el desafecto
entre vicios y piernas
¡¡y a mí me parece J O D I D A M E N T E P R E C I O S A!!

y sí,
un día me convencí
de que no valía para lo eterno,
otro pensé que no quería que la gente
reflexionase por mi culpa
dije:
- ¡quiero follar! ¡quiero ser frívola y banal!
¡quiero drogarme!
-
hasta llegar al vértigo,
hasta que no me limite el yo,
hasta que me domine el impulso,
hasta que reviente
y lo ensucie todo de rojo
... así es como sería,
fácil,
tanto como para evitar Valiums de medianoche,
un día en que era yo
y me había dejado la risa esparciada
por la barra de un puto bar.
... una existencia
imperfecta a punto de salvarse,
... un océano de sensaciones
en medio de un paisaje hostil,
... un latido incandescente
de muerte y besos a partes iguales.
pero hoy,
dejé las “drogas” duras,
escribiré cosas puras:
- Pienso todo el rato en tirarte la ropa,
romperme las medias,
en dormir esta noche entre tus brazos
-
...
lo bello es no escribir,
lo alucinante es querer vivirlo

miércoles, 30 de septiembre de 2009


Me alejo de tus pinos, pero será por poco tiempo. Se que me perdonaras, se que me perdonareis. El recuerdo muchas veces abordara mi mente y te echare de menos. Me voy diciéndote adiós con la mano pero quiero que tu te quedes ahí, quiero que flotes tranquila en ese azul en calma, donde reposa el sol. Cuida de todos, ya que no lo hare yo este tiempo. Pensare en ellos, me acordare de ti y quiero que cuando vuelva nada se haya movido de sitio. Te empapelaría enterita de fotografías y recuerdos, me seguiré emocionando cuando aterrice y vea esas líneas que forman las salinas. Cuando los almendros estén en flor volveré a pisarte y me abrazare a mis amigos. Tocare las puertas del cielo y me abrirás.

En ningún sitio del mundo brillan así las estrellas . En ningún sitio veré morir así al sol.


Blues day


Como aparecer en medio de ninguna parte,
pisar con firmeza el precipicio,
sobrepasarlo,
escurrirse entre las piernas del viento
y respirar,
abarcar toda la luz con los brazos
sin dejarse las palabras entre dientes,
decir extravagancia en japonés si te atreves,
rock & roll ceñido a tus caderas
morderse las venas
releer a Kafka
mientras la lluvia insiste en atravesarte la piel,
lamer las paredes de la inconsciencia,
arrastrarse
por debajo de la mesa,
redactar memorias en espirales púrpuras
en los servicios de la facultad de Geografía-Historia
“Hendrix me hizo el amor aquí”
llenarse los pulmones del aire que falta,
marcar con Eding amarillo equis X x X
- Manos
- Boca
- Lo de adentro
DesintoXicarse después

Envolver el tiempo
en un pentágono de hogueras azules
fumar,
fumar hasta prescindir de stairway to heaven
reírnos de las palabras bonitas,
posar para Warhol,
me lÍo una amapola en el pelo,
lÍame con lírica lunática
liaRte ligeramente entre mis ligas
l
i
a
t
e
ser libres
aunque los demás no lo sean,
¡libres sin avisar
de una puta vez!

Tentar al vértigo,
ya no existe la palabra “soledad”
dejar de dominar el mundo
pensar en cerrar otoños
o encerrarme en ellos,
pensar en agua arrastrando los vómitos
pensar en urinarios portátiles
y noches difusas
de alcohol y versos underground “sufro más de la cuenta” (Cobain)
pensar en mí
en él,
rescribirlo
pensar en...
retorcerse entre sábanas
o en colchones vacíos
volver a intentarlo,
lo del mundo y yo
¡mierda! Si pudiera no estaría tan perdida,
... ni Él mundo tan presente

Follarse al destino
a la sombra de un muelle,
escupirle los besos más sucios
sin dar explicaciones,
guardar las formas,
las mías digo
show me the way to the next Vegas bar
entrar
y entenderlo todo
"You know the day destroys the night .
night divides the day "

así que baila!

martes, 22 de septiembre de 2009



Se llamaba Mario.
Vivía a dos calles de la Plaza de Oriente. De agua fresca su mirada y perfecto rubio. Crecieron juntos y embellecieron al compás de su Madrid natal.
La veneraba, su corazón latía al ritmo de sus pestañas. Ella se sentía afortunada de tenerlo, amigo, confidente y primer amor. Sabía que de puntillas rozaban la perfección. Ocupaban sus días fotografiando cada uno de los recovecos de la ciudad. Como musa y poeta, como pintor y lienzo. Se necesitaban porque se querían.
Un domingo de lluvia, el último de los que pasaron juntos antes de la despedida de Patricia, caminaban bajo la sombra de los inmortales cipreses que coronan el camposanto de San Isidro. La lluvia les salpicaba en la cara y les mojaba el pelo. Sonreían sin mirarse, sin decir nada. Paseaban despacio, saboreando el olor que el agua arranca a la tierra. Entre flores marchitas y piedra mojada, el viento silbaba tímidamente y mecía las flores de plástico en una danza hipnótica. El sol parecía enterrarse entre lápidas torcidas y nichos abiertos. La necrópolis afinaba sus cuerdas para entonar un réquiem de dulces tormentas. Disfrutaban de la belleza del silencio eterno. Dirigían sus pasos al patio de San Pedro, a medida que avanzaban se amontonaban las hojas, se silenciaba el espacio. Tallas de ángeles y vírgenes se alzaban en armonioso desorden, conformando una estampa lúgubre pero armoniosa. En el corazón del laberinto inmortal se erigía un panteón que la hiedra trataba de ocultar. Sobre el mármol lloraba un arcángel de piedra gris y ojos vacíos. Entre sus alas yacía una rosa roja. Él la tendió su mano, ella la agarró con firmeza y desaparecieron entre las sombras del monumento para dar la espalda a la estatua mortuoria. La besó como se besa cuando el mundo se agota. Entre la penumbra negra y el crepitar de siete velas se juraron amor eterno. El tañir de las campanas selló el juramento de amor inmortal
... mientras la lente de vidrio desdibujaba cada pliegue de su cuerpo, cada suspiro.

martes, 25 de agosto de 2009


Alimento de botellas y sin narcóticos un mundo, navego sobre un cosmos de mil tonalidades y sin remos, bajando por cataratas imaginarias, me agarro una botella y no me voy hasta que no me la acabo, mis palabras se empiezan a arrastrar por mi sinceridad.


Unas veces me tranquiliza alejarme y flipar, inundo mi cuerpo de emociones fuertes y luego intento sacar ese agua con la realidad que hace que baje a este mundo de mortales, donde no existe ningún oasis. Otras veces me da miedo soñar con estos cuentos oscuros y sentirme solo, sin que nadie logre sacarme de esto.


Dime tu, si te gusta verme haciendo el equilibrista en esta cuerda de la locura. A mi me gusta, ver como te diviertes y no me lo dices. Dame un boli y te dibujo la luna lo mejor que sepa. O se lo compro a este hombre extraño del traje arcoíris. Te abandono y me voy a seguir bebiendo, beber cosas que no quitan la sed.


Me deslizo por tu pelo hasta que llego a una fiesta, le doy mi invitación y veo a amigos riéndose, quiero sentir ese rock and roll yo también. Bailar sin control, en cambio controlar y bailar eso ya es mas difícil. Deseo que esta noche no acabe. Me siento en un rincón porque si y espero, espero a que se me pase y sea un día normal, como ayer. Mañana repetimos.


sábado, 15 de agosto de 2009

Canción de noche

El aire y su compañera la noche me susurraban para quedarme. La soledad me ofrecía una sincera pero sosegada amistad en una cama de plata. Derrotado por la mas fuertes de las armas. Acobardado por lo imposible,… A veces me preguntaba: ¿de que servía tener a esa belleza a mi lado, si me dejaba llevar por ti? Clarisa siempre estaba callada, lo sabia y siempre se contenía sin decir nada. Aunque aquel cuerpo un día me hizo temblar ahora mi mente la tenia otro lugar, de colores claros y edenes ficticios, de pompas de jabón y noches en vela, de ilusiones muertas y sueños rotos. Ella aun siendo niña me observaba en mi manera de olvidar a la otra chica, no quiero recordar su nombre, con los puños cerrados y entre palabras entrecortadas por lamentos, notaba mis suspiros y me cogía fuertemente la mano, me veía lanzar cartas de ese balcón que había creado junto a otra persona, letras con voces que volaban y se quemaban en el aire pero forjadas a fuego en mis recuerdos. De vez en cuando Clarisa entraba en mi cama sin preguntar y me agarraba, me abrazaba fuerte hasta que el sol clareaba, en cambio yo revivía en ella noches pensando en otra, siempre la misma canción, siempre aquella voz de sirena y siempre aquel grito a la misma hora. Como decía Neruda: es tan corto el amor y tan largo el olvido.

martes, 28 de julio de 2009

Mi mala memoria

Han pasado ya tres días desde la muerte de Ayla. Su muerte intelectual me ha dejado bastante inquieto. Sabía que se trataba de algo así cuando abrí su carta, luego empecé a leer todas esas estupideces sobre la vida y la muerte, y que ella estaba más muerta que viva, que no estaba segura de querer o creer en alguien, que si patatín, que si patatán. Y al final decía que ella moría para dejarme vivir, y que quería asegurarse de que yo viviera, para ella poder vivir, de algún modo, en mí. Es una gilipollas, esta Ayla, siempre con sus metáforas tan complicadas y haciéndose la interesante. Pero ya se había echado la soga al cuello, y no había nada que hacer.

Sinceramente, creo que hay muchas veces que podemos desaparecer, sin preocuparnos de despedirnos de nadie.Es entonces cuando, ya solo, te pones a pensar si todos aquellos que te querían lo hacían de verdad, o si sólo te querían un poco, o si mentían y no te querían. No es justo que nadie desaparezca y nos deje tirados, y que después pretenda que lo echemos de menos, o que lloremos en su funeral. Yo, por mi parte, quiero estar lejos de todo eso, de los vivos y de los muertos. Yo quiero ser el profeta de la Muerte. Me veo como ese cuervo de alas negras cuyos susurros el viento arrastra, diciendo: "¡Recuerda! ¡El Tiempo te ha chupado la sangre con su trompa asquerosa! ¡Ya es tarde, muere, viejo cobarde!". Si soy un profeta de la muerte, no contéis conmigo. No pienso morir hasta que me toque, no pienso bailar con el enemigo. Me limitaré a sentarme sobre mi atalaya, y desde ahí cerrar todas las noches los ojos sobre un ojo artificial... Quizás más allá del horizonte se encuentre de verdad París, Madrid, Buenos Aires o Los Ángeles, quizás cuando yo haya vuelto tú aún me estés esperando. Ojalá nunca me hayas prometido que nos encontraríamos en uno de nuestros sueños. Esas palabras aún las llevo en mi memoria, un pesado equipaje que arrastro cargosamente en cada uno de mis vuelos. Ahora me veo dentro de dos días en Barajas, solo como un perro, pensando en todas esas cosas que tanto nos dijimos y nunca hicimos. Pienso que es injusto tener que recordar todo eso, pero, al fin y al cabo, lo único que soy es mi mala memoria.



Colaboración del gran Jero, con el que he compartido noches estrelladas y mares plateados.

lunes, 20 de julio de 2009

Azul


Se desvanecen sueños de mi mente, el olor a vida y sal, los dos juntos en un balcón lleno de flores, una casa pequeña y con azules, tu sentada en una sencilla silla mirándome agarrándote las rodillas pero nada es así. Ahora esa casa no existe, tu sonrisa es para otro y mi dolor me encoge, el paso del tiempo hará que algún día nos miremos como desconocidos o esa es la percepción que entra en mis noches, arden en mi ilusiones al ver que en poco tiempo te veré con esa mirada de iluso crecer en una ciudad donde el mar no tiene el mismo color, sin embargo mis lagrimas caerán igual dejando un dibujo circular en los charcos. Quiero volar en una nave espacial y meterme en un agujero negro aunque no puedo hacer mas que desearte lo mejor y que seguirás dibujando figuras en nuestro espacio, te querré y seguirás inspirando mis letras con aromas.

Una vez soñé que esto se iba a convertir en realidad…

SE DEJABA LLEVAR POR TI

martes, 14 de julio de 2009

Una historia como tantas



- ¿Eres tu? –Dijo ella
- Si, he vuelto.
- ¿ Y porque has dejado que pase tanto tiempo?
- Creí que habías muerto, solo vine a ver el lugar y a recordar mis silencios contigo –susurro él con la voz entrecortada.
- No deberías estar aquí, para mi eres una pesadilla, ya no existes en mi. He estado 40 años intentando olvidar el mar de tu iris, de esos ojos tristes.
- Mírame a los ojos y pídemelo, pide que me vaya, pide que me convierta en viento como hasta ahora.- dijo el, con lagrimas en sus ojos.
- No me obligues a hacerlo, desaparece y vete.
- No es lo que deseas, solo quieres abrazarme y besarme, solo quieres que te quiera y lo sé.
- Por favor, no sigas! Se que no existes, que eres una ilusión creada, que ahora me despertare y seré vieja como lo era antes de verte, que continuare dejándome la espalda trabajando, que tu serás…
- No, siento decírtelo el destino lo ha hecho y esta vez nada nos volverá a separar.



Sus pieles volvieron a ser las de antes, ellos habían sido separados por un destino traidor y unas gentes que lo deseaban, que envidiaban y odiaban, que hicieron que él huyera lejos olvidándose de la sombra de ella, ese día cogió sus cosas y se fue lejos, muy lejos. Pero hoy era diferente volvían a ser los de entonces, volvían a sentir lo mismo y parecía que el tiempo no había pasado, no era un sueño embotellado y lanzado al mar, así que se abrazaron… se abrazaron y se murieron, durmieron para siempre en su mar, en aquella playa donde se escondían y compartían pasiones, arrancados de su vida y sus almas, descansaron en aquel fondo para amarse… hechos piedra y amándose para siempre.

sábado, 4 de julio de 2009

Nueva York


He soñado que despertabas otra vez aquí, sabes, me has hecho protagonista de un drama romántico y sin embargo, ahora sólo puedo sentirme un extra, desde que dejé mi Madrid natal he aprendido a amar estas calles con el fervor con el que venero el día en que irrumpiste en mi camino y lo llenaste todo de sueños dorados y felicidad a granel,
De esta ciudad adoro la simpatía de sus gentes, el aire mestizo que impregna cada uno de sus recovecos y los colores que se desdibujan donde empiezan los besos rindiendo tributo al amor desde la libertad de músicas lejanas y escaparates antiguos,
admiro la belleza de los edificios que de puntillas acarician el cielo, desafiando a la gravedad con semblante natural, pero elegante y estudiado,
y me sale una sonrisa cada vez que te pienso en el puente de Brooklyn cuando me pediste que me vistiera como en los años 20 y me encendiste las mejillas con versos de Mario y un colgante de coral... para siempre
El ajetreo de las mañanas que me golpea con la vivacidad de la gran urbe, disfruto del olor de la letra recién impresa que me trae noticias de España, de las cartas que cada semana mamá envía religiosamente contándome que a papá ahora le ha dado por su viejo tren eléctrico, que toda la gente le dice lo preciosa que está mi hermana, que la abuela dice que te cuides, que comas, que te echamos mucho de menos y que viajaremos pronto a verte,
Admito que aún se me humedecen los ojos pero al mismo tiempo me sonrío si les pienso y sé que están bien, que Madrid me esperará siempre...
Cada día aquí es un regalo, la realización del destino ideal, el sueño americano,
recuerdo la primera noche en el hotel Plaza contigo, celebrando el solsticio de verano, nos llamaban soñadores, y tú te empeñaste en enseñarme a volar y derribamos el mito monocromático y entonces me susurraste que el km 0 nacía entre mis piernas, y en fin... fue maravilloso y fue de esta tierra,
celebro la calidez del café en las mañanas que el invierno coloniza mis labios, la simpatía de los taxista que me animan cuando regreso cansada y las cosas no salen a la primera,y ahora, ahora si cierro los ojos revivo con nostalgia los atardeceres en Central Park cuando las horas empezaron a quedarnos pequeñas y el silencio de tus ojos lo decía casi todo, desde los cristales de mi ventana fantaseo con tu vuelta, entonces Nueva York se prestará a los abrazos, brindaremos con cava y entre velas... como en las películas, mientras mi corazón late al compás de tus pestañeos y nuestra risa se funde con los suspiros de un jazz amarillo que flirtea con la luna.

jueves, 2 de julio de 2009

A base de susurros


No soy el hombre del saco ni tampoco el príncipe azul de tus cuentos de niña, vengo a secuestrarte y no me vas a decir que no. Avisa a tu novio que te llevo conmigo a un sitio desconocido, no me digas que no te gusta la idea, dile a tu jefe que mañana no vas a ir a que te grite y a tu madre que hoy no vas a casa a comer el plato que te había preparado. Esta vida esta hecha para que yo te haga feliz y no te vas a arrepentir. Llama a Sara y dile que pasaremos a devolverle su vestido y los tacones que te dejo, pero que luego no te va a ver mas. Siento no poder darte la boda con la que soñabas, siento no regalarte los típicos ositos de peluche pero con todo lo que te daré te vas a reír. Quizás no me conozcas pero si te digo que yo te quiero debería bastarte. Así que no perdamos mas el tiempo coge tu mochila y vámonos, vámonos antes de que te quieras ir con otro hombre con un plan mas atractivo y me olvides.

miércoles, 24 de junio de 2009

lunes, 22 de junio de 2009

Varen compartir s'aigua


La mar i el cel per naltrus, junts buscant aquell punt de l’infinit de blau verdós sense un destí o lloc que arribar, fugint d’aquell dolor que havíem soportat en silenci . La llum d’aquell dia m’inspirava tendresa al poder trovarte asseguda a la punta des nostre barquet i jo tan somiador com era te creava perfecta, una perfecció que nomes poden admirar artistes i homes de lletres fantastiques.

viernes, 19 de junio de 2009

Nosotros somos los originales!



Espero que no os lo hayais tomado a mal, era para hacer la gracia. Animo


martes, 16 de junio de 2009

SUEÑOS

SUEÑOS
( pa Él, el rubio del cuento, como me recuerda esto a tí vaya...=)


Se entrego en ocupar ABRILES
y no cerrar PRIMAVERA alguna
Paso el VIENTO por su CAMA,
donde calentó el viejo cartón
Maleando las miras de EXISTIR
sacando a tender guijarros
De piel de LUNAS,
a las que desnudas las PUPILAS
FLORES pal decoro de los soportales,
deja las HUELLAS en las paredes
Entro revolviendo el puchero
donde SE MECEN las ideas


Pa ÉL, que bebe de lo que encuentra
encorvado en las aceras
Pa ÉL, que me regalo patadas de realidad
Pa ÉL, que se volvió cuerdo antes de poder acabar con todo
Pa ÉL, que fue, MI PLAYA, ARENA, SOL y ESPUMA
MAREA, mareo, COLORES y LUNAS


Se distrajo con cada curva,
cayendo suave por los barrancos
Durmió en el CALOR de la HOGUERA
del invierno mas frío
Dejó caer los dedos al suelo,
le sobró tocar solo con los OJOS
Vomitó el grito a la LLUVIA


ÉL que llegó hasta ALTA MAR
pintura desnuda el ESBOZO
de malas tiras de tiza en el suelo
Cortinas pa frenar lo malo abrió
las puertas de su infierno
Pa ÉL, que bebe de lo que encuentra
encorvado en las aceras


Pa ÉL, que me regaló patadas de realidad
Pa ÉL, que se volvió cuerdo antes de poder acabar con todo
Pa ÉL, que fue, MI PLAYA, ARENA, SOL y ESPUMA
MAREA, mareo, COLORES y LUNAS
MIRADAS, POEMAS, SONRISAS BOHEMIAS

Rastas, montañas, olivos, ESENCIAS
PIRATAS, CALOR, ESTRELLAS, praderas
Susurro de locura,

SUEÑO SUS OJOS

Creo que eran..

-Iratxo-

lunes, 25 de mayo de 2009

Pesadilla

Por desgracia tenia que observarla detrás de esa valla imaginaria que me había creado, ya desde un principio la veía como lejana que no podía arrancarle un minuto de su vida para este solitario, aquella empezó a ser una obsesión que me ahogaba a cada momento que pasaba, era como si el caudal de un río llegara hasta el cuello y tu sudor se mezcla con el agua verdosa, me sentía sufriendo a duras penas tener que inventarme excusas para que sus ojos se encontraran con los míos y que cuando te encontraba tu mirada era distinta a la que yo inventaba en mis fantasías nocturnas.


Cada dia se me hacia mas agobiante tener que abrir la puerta a nuevos inquilinos, estos tambien imaginarios, que venían disfrazados en forma de pesadilla y fantasma, aquel sentimiento que crecía al principio con alegría y esperanza, empezaba a hacer que odiara cada uno de mis momentos de soledad y sin un hombro donde apoyarme. intentaba engañarme a mi mismo con ideas pero al rato sentía como un jarro de agua fría que tu no estabas.


Aquel dia seria el primero de un final sin fin que no había hecho mas que empezar, suspirando por ti y verte tan oscura como lejana, retorciéndome en aquella nube verde que se formaba al contorno de mis imágenes... Mi mente me ha engañado otra vez.

liberamé


Miles de gotas empañan la ventana que me separa de todo,
busco mi reflejo en el espejo de lluvia
y las lágrimas se mezclan con la sangre
que salpica los cristales desde afuera,
perfilan un sendero
que como el paso del tiempo
inexorablemente se aproxima a su fin,
mientras,
me arrulla en una nana
de dulces tormentas
y réquiem por un vagabundo,

me dejaba llevar
por el perfume que deja la lluvia
sobre la tierra,
intenté coleccionarlo ... pero no pude,
entonces los madroños se tornaron palmeras
y comenzaron a agitarse salvaje
pero armónicamente
en ancestral rito que procede
al temporal,
aferrada a la furia del espectáculo natural
sola
en medio de aquel grotesco escenario
experimenté la transformación
de mi coqueta ciudad
desde la humildad que caracteriza
los ropajes del naufrago,
vestida únicamente de silencios,
velada por los suspiros de las brisas
que cautivaron a tantos

la inmensidad azul cubría
toda anotación temporal,
el horizonte se perdía en
todos los puntos cardinales,
el viento,
que se me antojaba de poniente,
me golpeaba las mejillas
intentando liberarme
de la piel que encarcela a lo material,
... y anhelaba sentirlo,
vaciar en su regazo
mi propia servidumbre de recuerdos,
ser,
sentir
sin miedos

besar con la lengua
el génesis de la vida,
humedecerme los ojos
del mar del deseo
y notar ese cosquilleo
en el aura
salpicada de arena y espuma,
ser luz en la oscuridad,
carta ancestral en las entrañas del mar,
sin barreras de espino,
ni cercos de pólvora,
libre
sin anclas
sin cadenas,
desinventando palabras
como fronteras

el temblor en los párpados
me incita a subir más alto,
desde aquí,
el manto de rocas oculta mis pies
y ensombrece las piezas de sonrisa rota
que aguarda empolvada
la resolución del duelo,
y me acuerdo
de otros rostros
que se fueron diluyendo
por las páginas en blanco
de mi vida,
y el rubor que me cosieron
a las mejillas
se difumina para ser coral,
y siento que Poseidón
me peina el pelo
con su tridente
de desordenadas caricias
y sé que quiero hacerlo...

ahora,
que el ocre y el púrpura
se mezclan en melodías
de guerras inmemorables
y puestas de sol,
ahora,
que se augura la peligrosa
retirada de la nostalgia,
ahora,
cuando marinos y sirenas
fuerzan concretar la despedida,
recogen sus redes,
apagan sus voces,
ahora que románticos piratas
izan su bandera
y descorchan las botellas,
ahora...
alegre de veras, casi triste
se desatan las campanas
para mí,
ahora,
que casi rozo la utopía,
que la vida se resume
a los abrazos dados,
que no escuecen
cicatrices que impidan olvidarlo todo
...
salto
para fundirme contigo

martes, 19 de mayo de 2009

Para vosotros...


Lejos de vosotros y con unos años de mas recitare las frases de Mar i Cel, en un lugar oscuro y sin que nadie me moleste soñare con ser un ossman y querer robar el corazon de la mujer que me espera en el puerto, susurrarle a la luna que no esta sola en este mundo o desgarrar que si no estas yo no podre soñar.


Yo lloro de satisfaccion por veros aqui junto a mi, lloro por el deseo de querer regalaros un trozo de este pobre corazon, lloro por querer volver a nuestro viejo barco y cabalgar a traves de las olas, llorare cuando no pueda recordar momentos mirandoos a los ojos sentados en nuestra casa azul, y llorare de felicidad como la que he llegado a sentir junto a vosotros.

Sentire el olor del barniz de las maderas sobre las que dibujabamos pasos y con que algun dia nos veremos de nuevo encima, vestidos con nuestras prendas y volveremos a llorar juntos para acabar en ese calido abrazo colectivo, claro que lo haremos.


Este sentimiento que he sentido, rara vez lo he sentido otras veces y desde aqui prometo a las olas o a quien sea, que luchare por arrancaros de nuevo lo que deseo de vosotros: una sonrisa vuestra, acordaos de que cuando griteis alli estare si me necesitais.


Os quise, os quiero y os querre siempre, no me olvideis yo no lo hare. me llevare en mi maleta vuestras sonrisas y nuestros sueños, dibujare sobre mi piel tatuajes de vuestras palabras, me acordare de vuestros ojos y su felicidad, de todos esos nervios acumulados, acordaos para siempre de que una vez fuimos uno.


lunes, 18 de mayo de 2009

antes de tiempo


un siete en el corazón y enormes ganas de llorar,
hasta siempre amigos

(sin tus escritos esto sólo tiene la mitad de sentido :(, me quedo sin colores, complementamé... necesito sentir el rumor de las olas, volver a soñar con espuma y caracolas,
lo sabes)

jueves, 14 de mayo de 2009

circo





No me inventes un mundo ideal,
móntame un circo,
no me insertes alas blancas,
móntame un circo,

no se te acelera el corazón,
te la pongo dura,
no te dejo sin palabras,
las dijiste tantas veces
que perdieron su esencia
y las mías,
las mías se desgastaron
entre otras manos
y arena mojada...

no me hagas el amor... si no me amas,
sométeme,
ponme una porno,
átame si quieres,
móntame un circo en la habitación,

hazme poesía
con los polvos que echamos,
haz que me ría hasta de las flores
de la lápida me entierre,
házmelo con rabia,
para el tiempo,
no me digas parasiempre,
no pares todavía,
no prometas,
postmetas,
no te impregnes en mi almohada,
no te diría que nunca,
si nunca es no volver,
y yo,
idealista natural,
eternamente nostálgica,
idiota - intelectual
ingenua i ®responsable
a veces te necesito,
otras
estás a mi lado

móntame un circo
digo,
llénamelo de duende
que me tinte el albero
de lunares y gitanas con tacones negros,
móntame un circo
y llénamelo de bestias rubias,
de hombres bala, de tragaespadas,
de sueños...
móntame un circo
grande, grande, grande,
quiero que el domador
lleve arnés de cuero,
quiero un leopardo francés,
aros de fuego,
que suene Motorhead,
móntame...
... pero contigo

no me digas que soy tu Eva
en el paraíso prohibido,
si después vas a arrojarme
al cesto del mullido olvido,
no me pidas luz de luna
y luego estrellas fugaces
y después sólo despojos
no me dejes sin colores
las pupilas,
no me llenes de aguamarina,
ni todo de ti,
no es imposible
, pero vida,
es posible
que al pintarte
me desbordes
y yo
lo ensucie todo de lágrimas

móntame un circo
sin payasos,
déjame a mí,
dibújame una sonrisa
en casi todos los labios
transformará el odio en brisa,
será enorme
y personal,
mi guión:
que te quiero,
ríete en mi puta cara,
t e q u i e r o
hasta que sangre, dame,
con esta sonrisa de mierda,
que no soporto dar pena,
que me abraces
que si quieres,

móntame un circo,
mis musas se masturban
mientras haces malabares
con la poesía
por debajo de mi falda,
no me hagas feliz, si tú no puedes,
aléjate de mí,
que yo no puedo,
y después
móntame un circo,
y tú
domador
y yo
payasa















lunes, 11 de mayo de 2009

despojos de caricias


...hoy duele,

hoy me siento payasa y bastante ridícula,

hoy no soy poeta,

hoy despojos de caricias

a pesar de lo que escribí hace unos días...


Hay susurros que evocan caricias

y humo moldeando la ventana

abriendo senderos del desértico silencio,


hay caladas devorando suspiros,

hay inviernos encendidos consumiéndose

inexorablementepara dejar paso a la primavera,

mientras

se funden sus ojos dibujados

y el aire enrarecidoadormece la conciencia...


hay un tic-tac desgarrando

la armonía nocturna,

hay migajas de luna lunática

colándose por las rendijas

de una persiana cerrada

cuando las horas puntas

emulan silbidos de mirlos perdidos

en noches de resaca


es una danza india

de invisibles y chamanes,

es un tributo a la libertad del alma,

es la utopía de Larra,

es rebeldía en vena

es un reguero de plata


y hay un humo dorado

que te hace grande,

y hay un humo dorado

que te hará más pequeño,

y sus labios de humo

verde marihuana

deciden caricias

en torno a la hoguera del deseo,

hay un proyecto de suicidio común

que olvidamos los viernes

para recordarlo después

cuando estamos jodidos

y nos sobran agujetas

y sobretodo espacio


que me hago y me dejo hacer,

que lo mío es rimmel y barra (de bar)

y lo tuyo me enloquece

pero

- hazme el amor, que soy virgen en eso

follame despacio, que quiero sentirme,

dime princesa,

quédate después -


y ahora

con todo este humo

entre tu lunay los neones de los bares

evoco tus manos,

me rompo la boca

a chupitos de ginebra y verso,

tomo clases de domesticación,

mientras un blues desblusado

me hace nudos en el pelo,

sit! te sientas

up! te levantas

te quitas,

te dejas

te de jas

y el viento esparce todo el humo

otra vez...


hay días

de cenizas

que aúllan auxilios,

hay osos que vuelan

sin humo,

hay más gente buena

de la que creemos,

hay días

que que quiero bajarme

otros no me va a llegar,

entonces hay vida,


y piel protestando

(pidiendote todas las noches)

domingo, 3 de mayo de 2009

La mejor cancion de la historia



Hoy unicamente colocare la que para mi es la mejor cancion de la historia, la que siento con cada uno de sus versos, que expresan el sentimiento marinero de nuestras gentes, el orgullo por ver el mar cada dia, oir soplar la brisa marina y hacernos querer morir cerca del mar...porque naci en el mediterraneo.



Quizá porque mi niñez
sigue jugando en tu playa
y escondido tras las cañas
duerme mi primer amor,
llevo tu luz y tu olor
por dondequiera que vaya,
y amontonado en tu arena
tengo amor, juegos y penas.


Yo, que en la piel tengo el sabor
amargo del llanto enterno
que han vertido en ti cien pueblos
de Algeciras a Estambul
para que pintes de azul
sus largas noches de invierno.
A fuerza de desventuras,
tu alma es profunda y oscura.

A tus atardeceres rojos
se acostubraron mis ojos
como el recodo al camino...
Soy cantor, soy embustero,
me gusta el juego y el vino,
Tengo alma de marinero...

Qué le voy a hacer, si yo
nací en el Mediterráneo.

Y te acercas, y te vas
después de besar mi aldea.
Jugando con la marea
te vas, pensando en volver.
Eres como una mujer
perfumadita de brea
que se añora y se quiere
que se conoce y se teme.


Ay, si un día para mi mal
viene a buscarme la parca.
Empujad al mar mi barca
con un levante otoñal
y dejad que el temporal
desguace sus alas blancas.
Y a mi enterradme sin duelo
entre la playa y el cielo...


En la ladera de un monte,
más alto que el horizonte.
Quiero tener buena vista.
Mi cuerpo será camino,
le daré verde a los pinos
y amarillo a la genista...


Cerca del mar. Porque yonací en el Mediterráneo.



miércoles, 22 de abril de 2009

la isla...

"Hay un día ya verás, un día que es la ostia. Ese día todo es bueno, ves a la gente que quieres ver, comes la comida que más te gusta, y todo lo que te pasa ese día es lo que tu quieres que te pase. Es como un desvío, como cuando vas por la carretera y hay un desvío hacia otro sitio. Pues ese día es lo mismo, y es muy importante, porque puedes elegir por donde va a seguir todo. Por eso tenemos que estar muy atentos para que no se nos pase".
(Princesas)

Ibiza con 149 desconocidos, desconcertante pero cierto


sueño,
sueño,
sueño,
sueño...

martes, 21 de abril de 2009

recuerdos de rubio platónico


Es inevitable regresar a aquellos lugares
donde la mezcla de esencia y piel
se funde en cóctel de felicidad afrutada,
lo es,
como los viejos libros que reservas para el final,
que cuando los acabas sabes que volverás
aunque no les pongas fecha,
sitios especiales,
porque aunque tú los necesitas
ellos son sabios esperadores y esperanzadores,
no te presionan ni agitan
están ahí, esperando
y mientras viven,
viven y crecen,
crecen y se reproducen,
se reproducen y se adaptan
para seguir viviendo,
y así eternamente...
podemos identificarnos con ellos,
sólo que nuestro paso por la vida
es fugaz y cuenta atrás,

yo he tenido mucha suerte,
mi sitio es la ciudad más bonita de mi puto mundo
me gusta empaparme de sus gentes,
me gustan sus comercios,
sus atascos, sus obras,
sus terrazas, sus chinos,
sus olores, sus prisas
me gusta
si,

pero últimamente el asfalto
no me moja de la misma manera,
y aunque seguía descalzándome
como solía soñar,
las aceras no eran de arena
y me ensuciaban los pies,
la lluvia me salpicaba las rodillas,
los charcos se reflejaban en los pasos de cebra

últimamente se mudó el mar
de los tarros que había coleccionado,
no pude impedírselo
“es ley de vida”, “es algo natural”,
pero la sequía del laberinto urbano
me deja sedienta,
para que fingir,
... le echo mucho de menos

y es que últimamente
he buscado en los bolsillos restos de escamas azules
y solo encontré billetes de metro,
he viajado así desde Colombia hasta República Argentina,
desde Islas Filipinas hasta San Francisco,
desde La Latina a Ibiza
y he vuelto a ahogarme en el mar de edificios
que circundan el parque del Retiro,
he vuelto a bajarme en la isla interurbana
y a fantasear con navíos
que surcaban travesías de gris y sal
hasta donde las olas desdibujan
las lenguas de tierra
para besar las estrellas
que iluminan las entrañas del origen de la vida

últimamente todo es tan distinto,
últimamente es como si todo esto ya lo hubiera vivido
- Que es un ciclo Kaotica, ya te vale...
pero me he dejado tantas letras ensartadas allí
que es inevitable desear volver,
acariciar sus manos,
querer enredarme en su pelo,
llenarme los labios de rubio,
pintarme los ojos de azul,
volver a la calma de su respiración,
perderme entre sus brazos
(- joder Kaotica, jodida manía! - - me dirán si digo - - )
que me dejo llevar
si,
que el latido es subjetivo
si,
que soy obscena y descará´
si,
pero a veces me derrota
no poder “echarte un kiki”
porque rubio,
no es manía,
es el maldito amor
que experimenté tus días,
es inevitable,
es necesidad,
es poesía
no me lo tengas en cuenta
... a veces es inevitable

últimamente paso de despedidas,
mi última con las olas,
ni trágica, ni violenta,
natural aunque no por ello menos dolorosa,
imposible definir la posición exacta del horizonte,
siempre quiero pensar
que mucho más lejos de ti,
inevitables las huellas que deja todo esto en el cuerpo,
lo bello es que
me has dejado dos en las comisuras de los labios,
por eso cuando te pienso
se me dibuja una sonrisa de mar en la boca,
a veces
se me humedecen los ojos,
creo que es cuando hay tormenta allí
y el mar se desborda un poco
y se sale,
me deja las mejillas saladas

últimamente no dormía contigo,
y añoraba los paseos nocturnos
por las costas de lo subconsciente,
es inevitable,
cogeré el primer metro (el de las 06.00)
antes de que los primeros rayos de luz
empañen tu mirada
y me nublen la vista,
Madrid me vuelve a regalar
blues sin domesticar
para que sienta que me necesita,


prometo que volveré,

me ha dicho una sirena
que es inevitable,
que es necesidad,que es algo más que poesía