viernes, 28 de diciembre de 2012

Delete



Ahora que se acerca el 31 de diciembre, y eso significa que no habrá retorno para el 2012, quiero acabar el año en paz con los 365 fantasmas que han habitado conmigo a lo largo de este camino sin vuelta.
Voy a dejar la casa limpia, desempañaré los cristales de todo el vaho que dejó el invierno anticipándose allá por Abril, descongelaré el frigorífico y entregaré los cuerpos a sus dueños sin hacer mucho ruido, igual que cuando llegué, en silencio.
Había pensado en México cómo primera opción, y quién sabe, lo mismo allí puedo terminar de modelar mi tórax, pero de momento me quedaré recomponiendo este Madrid, conmigo incluido.
Es verdad que han golpeado muy fuerte (o a lo mejor que yo no sé encajar los golpes) y que he sentido por primera lo que es la manada de lobos-hombres, camuflada bajo la piel de moda o una sonrisa a medias.
Hasta he llegado entender un poco más y perdonen la comparación, ya sé que es tontísima, lo que es una Guerra Civil, y eso de que a cada uno le pilla en un bando.
Ahora en alto, bien alto, pese a las bombas, me alegro de veras de haberme quedado en el lado de los buenos, aunque hubiera sido sola, me alegro, me alegro de haber despertado del carnaval de mentiras y mentirosos que me ha rodeado en los últimos años, me alegro de no compartir con ellos ni el espacio virtual, me alegro de su escobón de barrer escombros y sobretodo me alegro de saber que YO NO  formo parte de ningún cruel escondite de cobardes, exentos sobretodo de personalidad y cojones.
Hoy me permito desahogarme aquí, en mi casa, en mi blog, estoy limpiando mis estanterías de máscaras, he remendado mis oraciones con nombres nuevos y pintado las paredes gris ceniza de blanco principio, ¡tengo preparados discos nuevos para llenarlos de canciones alegres y divertidas! ¡he incendiado vuestras voces con sordina y he bailado alrededor hasta que no ha quedado nada!
He mudado mi piel, para no quedarme ni con el recuerdo de vuestro tacto, y por último he llamado a un camión, no muy grande, y le he pedido una punción lumbar para que terminara de sacaros, y no ha sido difícil, porque se trataba de burgueses acomodados, no de románticos okupas,
y no ha quedado nada mas que alivio...
Ni un gramo de poesía  p ra  segu r   ab ln d      d      v s tr  o    s

lunes, 17 de diciembre de 2012

madurar


Conque la vida adulta era eso: 
construir castillos de arena y saltar encima con los pies juntos,  empezar la operación de nuevo, una y otra vez, cuando sabemos perfectamente que el océano los iba a borrar de todos modos
(El amor dura tres años, F. Beigbeder)


sábado, 15 de diciembre de 2012

Esta noche Escandar Algeet presenta PRO-VOCACIÓN5

(...) El chanel también huele a sudor y saliva después de un buen polvo. Son 104 páginas. Unos 90 autores (los conté una vez y no he vuelto a chequearlo). Y es una colección de escupitajos con sed de mar a tamaño cuartilla (...) E.Algeet

Esta noche, 15 de Diciembre de 2012, sobre las 22.00 en Bukowski Club (San Vicente Ferrer, 25) me muero de ganas y nervios por toquetear, por leer estas páginas, que siento más especiales que ningunas por ser las primeras que conocieron mi nombre, aunque fuera de pila y se pronunciara con k de kaotica,
linko AQUÍ con el manifiesto pro-poético que ha escrito mi admirado y querido Tayler Durden, dónde además podéis consultar cómo conseguir la revista y de paso leer al mejor poeta (y prologuista !!) en ese orden, desde luego para mí



jueves, 13 de diciembre de 2012

El turquito

Al indomable dragón de su espalda


Ahí estaba otra vez,
haciendo malabares con mis circunstancias,
jugando a los trileros cómo buen turco con mis dogmas y valores,
cruzando todos los semáforos en rojo que le ponían mis noes
y llamándome una vez más racista de papá,

con sus tres bocas cómo tres soles
que no paraban de debatir cada uno de mis argumentos
en su idioma de turco marginado y sufrido,

que si tenía la cabeza llena de porrazos,
que si la voz rasgada a favor de la dignidad,
que no más desahucios a los pobres turcos,
su índice era una bengala que estallaba a cada “click”
¡hasta le sangraban los ojos de tanta carga policial!

Pero ahí estaba de nuevo,
guerrillero en paro blandía su nómina
contra mis dardos de pitón “por la causa más noble”
y me daba siempre la misma hostia:
“Si el sistema no te da lo que mereces,
le devolveremos nosotros lo que se ha ganado”

A M E N

¿Qué cómo lo hacía?
Dejaba todos mis serventesios cojos,
repartía muletas entre mis sonetos,
con una sonrisa a lo Robin Hood
me devolvía otro poema en cabestrillo
y todavía se atrevía a exigir mi atrezzo de enfermera,
y mi lengua, que decía, “la pagó”

Todos mis esfuerzos caían en vano,
racionalizaba la razón,
y al mismo tiempo,
empuñaba la rebeldía con un machete
entre los dientes de sus tres bocas
que reclamaban la luna entera
en las medias-banderas de Asia Menor

Y ya lo sé,
sé perfectamente cómo se las arreglaba,
le conozco bien:

Bajo el tremendismo turco de la lucha de clases,
con sus dotes de apasionado orador tan verborreico, tan turquísimo,
a dentelladas contra la pasividad de los aborregados turcos,
a favor de la Real Democracia que salvara al pueblo turco 
de las malas costumbres del Tio Sam,

Y esa forma tan suya de gritarme a tres bocas
(tan dulcemente)
con el cinismo turco sobre su timba Mediterránea,
“que otra vez te has equivocado turquita mía”

y que no le perdonaría,
si no fuera porque son las mismas
que después me dan el triple de besos.

viernes, 7 de diciembre de 2012

My one and only love



Las comparaciones con Sasha Grey son odiosas,
más cuando vienen de tu propio novio,
a Montoya, por bocazas,vulgar y limitado,
y a mi orgullo de hembra herido


Si alguna vez creí en el viaje al Paraíso en la tierra,
fue a sabiendas de que
corría el riesgo de ser expulsada de Él,

(el folleto no especificaba que la salida de incendios
daba a un motel destartalado
dónde nadie puede quererse)

Mi cuerpo era un polígono peligroso
por él que merodeaban hambrientas las ratas
que devoraron con codicia religiosa
a todos los hermosos caballos

la bala que me mató,
fue sólo la primera copa:

El canto de cisne de Sera:

Soprendida por las luces que
a media tarde cubrían la ciudad de fluorescentes,
y ciega,
permití ignorante
que el parpadeo de neones sustituyera
el guiño bronce del sol-rey cada tarde.

Me metí hasta en sus intestinos
y diámbula,
(porque en Las Vegas hablar de día y noche
es mero protocolo),
desvestí a mi personaje de dureza y compasión,
prendí fuego a la memoria de desencuentros
bajo el tañido de una vieja campana
y golpeando duro en el mismo lugar dónde ya habían golpeado otros,
me alejé  a medio galope de esas raíces agónicas
bajo las cruces negras de los viejos postes telegráficos
que se acoplaban a través
de las constelaciones del zodiaco

distintos collares de estrellas para el mismo perro.

No,
yo no fui a Las Vegas
a matarme bebiendo,

corrí a Las Vegas por ti,
y cuando el viento estaba en el norte
todavía podía oír a mis caballos,
y el aliento de mis caballos
y los cascos de mis caballos
y las herraduras de cuero sin curtir
pateando mi historia y todo el recuerdo
como un grial devaluado,

dejé la suma de mis vidas, seculares
transitorias, violentas,
hice promesas de sangre,
redimibles sólo con sangre,

yo no vine a Las Vegas
a matarme bebiendo,

yo he venido a brindar por ti,
a saquear casinos,
a erigir infiernos al rozarnos
a saciar mi instinto tragaperras

no, Ben,
no te equivoques,
porque repito,
no he venido a Las Vegas
a matarme bebiendo
ni a mamártela como una actriz,

eso es tan corriente en estas calles …

no he venido a Las Vegas a follar contigo,
he venido a trascender
más allá de las vulgares amazonas
con quienes los solitarios se masturban,

eso es tan común en estas fiestas…

pero yo no vine a morir en Las Vegas,
vine a celebrar contigo
la rabia jubilosa de estar vivos…

Yo he venido a protagonizar banquetes
de bestias feroces,
a desvalijarnos bárbaros
cómo cazadores furtivos,

no he venido a Las Vegas
simplemente a desnudarte,

he venido a desvestirte de cualquier
ropaje esquizoide,

no hay nada más lascivo en Las Vegas
que lo que yo he venido a hacerte

y he venido a cubrirte
de inocencia absoluta…


viernes, 30 de noviembre de 2012

1di Manifestación po ética



Estamos viviendo una época gris en nuestra sociedad (salvajes recortes en educación y sanidad, desahucios, corrupción, paro,…) debido a la deshumanización de los políticos y del sistema económico. En contra, estamos en un momento poético muy vivo, intenso y comprometido.

1di es una jornada en la que la poesía sale a la calle y plazas para convertirse en un arma de protesta contra unos políticos que gobiernan contra el pueblo en vez de junto a él. Una iniciativa sin banderas ni partidos, que pretende reunir a ciudadanos exasperados por el panorama político, económico y social.

Utilizar la poesía como arma no es nada nuevo en la historia de las letras, ya lo decía Gabriel Celaya “La poesía es un arma cargada de futuro”. Ahora unimos fuerzas realizando actos poéticos, recitales, jam sessions, slam poetry,… en una jornada que pertenece a todo el que quiera sumarse. Porque juntos podemos.

La poesía sale a la calle para manifestarse, porque el cambio lo hemos pedido a gritos y, ahora, lo gritamos en verso.


Pincha AQUÍ para más información

ACTIVIDADES ORGANIZADAS

12 - 13h. Puerta del Sol (Madrid).
“La poesía es un arma cargada de futuro”

12 - 17h Desde la Puerta del Sol hasta la plaza 2 de Mayo (Madrid).
"Cupones premiados. Poesía sos vos"

13 - 16h. Puerta del Sol (Madrid).
 "Blogueros contra los recortes sociales"

Desde 13h. Plaza del 2 de Mayo (Madrid).
 Jam session

Desde 16h. Puerta del Sol (Madrid). 
"manifestación po ético. el maratón".



lunes, 26 de noviembre de 2012

martes, 20 de noviembre de 2012

Back into the past (o las vacaciones de Sailor)



Algo no va bien,

la cordura tensa los labios
del color de la corriente alterna,
dos rayas peligrosas de alto voltaje
dónde anidan los relámpagos
siempre a punto de tormenta

Mi cuerpo es una torre de alta tensión,
un cruce de cables de arriba abajo,
que ni siquiera se rozan,
rodean mi corazón de ojos caimán y pétalos de bisturí
circundado por las brasas
de la calavera del peor de los Sioux.

Un chaleco de explosivos
cobija celoso una bomba de relojería
bajo una costilla cualquiera
en uno de mis cuerpos,
incapaz de estallar de una sola vez,

inutiliza mis piernas a cada explosión,
dos imanes contrarios al suelo desimantados de toda raíz
ruedan inválidos sobre el asfalto negro de vuelta al sueño,

algo no va bien,

se me saltan los puntos del ayer,
se me desatan los años en la cara,
los nudos de los puños se vuelven contra mí
haciendo que la bebida sólo me produzca malos despertares.

Cómo una cunda,
mi corazón se recorre las alcantarillas a cualquier hora
en busca del pico definitivo que acalle a mis monstruos,
y corre a envenenarse de tu mano áspera, aunque experta,

y yo ya no me miro en los espejos,

me miro en los retrovisores

que diseccionan la sangre con el pasado de fondo,
y veo mi boca arrodillada
a la altura de otras risas que no eran la tuya,
me miro
y no me gusta lo que veo,
mis 15 infectados de santería,
mis 16 sola, sin amigos,
a los 17 borracha y loca,
manchados mis 18 con la esperanza de los 19
que renegando de lo 20 rompían a hachazos contra los 21…


desde entonces la ropa interior,
toda, toda se me quedó grande.

Algo no iba bien,

mi esqueleto me abandonaba cada noche
pateándose autopistas interminables
a golpe de pulgar e instinto
buscando un continente con cuerpo de rock
y cara de Rolling,

después se iba
a la temperatura que arden los dientes,
desintonizando en la radio
las crónicas de sucesos
y ensayando caritas de terciopelo nuevas,

desaparecía a la velocidad
del que sabe sus noches contadas,
entre las aduanas de las gasolineras
dónde repostaba 95 octanos de música country,

-         Algo no va bien – decía,

y antes de que amaneciera
se repetía siempre lo mismo:

-        Mañana volverán los amigos,
entonces yo inventaré un final apropiado,
dónde a la noche no seré la misma vestal
de lata de conserva de siempre,

con el mismo desfibrilador bajo la almohada  -



Bukowski Club,
16 de Noviembre de 2012

sábado, 17 de noviembre de 2012

NEW YORK OCT 29 8:00 PM


O say does that star-spangled banner yet wave
O'er the land of the free, and the home of the brave?


Continúa la rueda de la vida
bajo la ciudad de los rascacielos se acuñan los restos
de la tormenta confederada, manchada de sangre

tras ella,
el sueño americano, repleto de amputaciones,
yace hecho escombros.

La escena de la tragedia es un hervidero de nadies,
una promesa de nadas dónde flotan mortuorios,
los restos del naufragio.

De los edificios penden deshabitados los habitantes
meciéndose al son de un tic-tac insolente,
y engalanados del capitalismo más brillante
contrastan con el gélido aliento del desastre.

Quizás por eso, madre airosa,
la tierra hace temblar las arterias de América,
y con puñales afilados de aguas venenosas
le deja a la ciudad la cara cómo llorosa,
cómo amoratada.

Sirena cruel licenciada en castigos,
hambrienta devora la carne de los que osados
la miran de frente,
cubiertos, no más que de un himno con nombre de patria
que hechiza hasta Ulises en dirección: Su garganta

c           n
    a    e
      y 
       d
     o 
      o
         o


voluptuosa
en los hombros del hombre,
en el nombre de Dios confiamos,

furioso titán que entorna sus ojos cian
a la medida del dólar

y en la Reserva Federal no ha llovido
en la Reserva Federal que no se atreve,
que el principio se vierte del revés,
dónde le han puesto nombre
a una mujer más poderosa que la Reserva Federal:

colosal, 
y despiadada Sandy

que arrastra la vida bajo la rueda

13 de Noviembre de 2012



viernes, 16 de noviembre de 2012

Hoy, en Bukowski Club "The 1st Monter Awards"


Viendo el éxito que tuvo la Boda por el rito poético, y siguiendo con la tónica de crear eventos sin ánimo de lucro pero con intención de divertirse , he decidido crear unos premios poéticos, sin mayor relevancia que el reconocimiento dentro del pequeño gremio. 

(Me he dado cuenta que hay muchos buenos poetas, que por su "supuesta humildad" no se presentan a concursos, y es una injusticia que se queden sin su merecido premio)

Cristina y yo seremos los maestros de ceremonia y Victor Sierra Y Marian Megía  los presidentes del Jurado.

Voy a dejar la lista aquí de los nominados, para que intenten estar todos esa noche del viernes (16-11-2012) en el Buko a las 22h.

Empezamos a la hora para no eternizarnos. 



1- Julio que mas da
2- Antonio Diez
3- Garzi
4- Cortina
5- Guerrero
6- Nico
7- Pamies
8- Eva R. Picazo
9- Martin
10- Vicente Drü
11- Toño Benavides
12- Roberto
13- Guijarro
14- Sierra
15- Edu Bravo
16- Natalia Tarrou
18- Escandar
19- Marian
20- Angela
21- Giancarlo



lunes, 12 de noviembre de 2012

Absenta


A Verlaine,
del niño Shakespeare

París es un cadáver inválido de toda belleza,
el cuerpo descompuesto de Occidente
devenido a huesos de colores,

la carne de los amantes se marchita
colapsando el alma de voraces gusanos

(y aquí nadie se acuerda de sus padres)

Un sepulcro de turbas crueles
contempla indiferente la agonía del sufrimiento,

¡Los corazones se ahorcan hinchados de frío!

el alma de esta ciudad es un depósito de moratones

Si tu confiesas, yo lo hago,

¡Estoy maldito! ¡Tú lo sabes!
¡borracho y loco!

Soy el sonámbulo que arde en el pavimento
sin dirección exacta,
el cazador de desiertos,
la encarnación de las razas antiguas
con que sueñan los poetas,

soy las fauces del Edén abiertas de par en par,
sedientas de beber la muerte de un solo trago,

¡Quisiera devorar todas las almas
bajo el sello de tu nombre!

¡Quisiera salvaros del mañana
indiferente y terrible!
…desahuciar la carcoma del Parnaso de salón

…Incendiar contigo las calles


Sé tú mi hada verde y mi copa,

cómo dos buenos niños con derecho
a pasearse en medio del desastre
volvamos a Oriente,
primero y eterno,

aquí son casi ya las 3 de la mañana,
deslunada está la noche parisina,
y allí nadie sabe que escondo sus poemas
entre las piernas


auxilio alma mía,

si estás, renueva tú mi pena,
prémiame con la felicidad de las bestias,

dí de mi parte,
adiós al mundo.


sábado, 10 de noviembre de 2012

Hoy, Los chicos del vertedero, ya vienen!

 Esta noche, en Diablos Azules (C/ Apodaca, 6, metro Tribunal) a las 21.00 h, Toño Benavides presenta su poemario "Los chicos del vertedero" que nadie se lo pierda, no es que vaya a ser memorable o irrepetible, es que vaya pedazo de libro y de poeta, me alegra tantísimo poder acompañarle en su noche y deseo sea la mejor de las veladas
Participan también:

- Pablo Cortina
- Juan Luis Pérez Montoya
- Olaia Pazos
- Jean Tarrou
- Nares Montero
- Delia Aguiar
- El Cable Azul
- Marta Ávila
- Patty de Frutos



viernes, 9 de noviembre de 2012

sin perdón


(en realidad esto pertenece ya a tiempo pasado, lo dejo aquí para que no se pierda, y por qué no, para tenerlo en cuenta cuando me posea el espíritu de Buffalo Bill)

No puedo dormir con esas lágrimas goteando encima de mí
(HdS)


Me duele la lengua infecta de rabia,
me escuece la boca sembrada de yagas,
la muda de piel venenosa
que engulle mis dedos
con hambre de balas,
la cobra furiosa
que anida en mis cejas
cuando la impaciencia
me quema no sólo las piernas,
también las entrañas,

¡cómo me araña la culpa esta noche!,
inmensa rapaz de crueldad bífida,
se clava en mi pecho voraz
y desgarra, no sólo el pellejo,
sino la alegría, la magia,
los sueños,
y tengo el corazón pequeño,
encogido de tan temeroso,
epiléptico, hipertenso,
descontrolado, infartado,
a punto de inmolarse,
terrorista,
porque avergonzado,

autómata, unguido,
esquizofrénico,
renqueando en un rincón ajado
los versos más tristes:

decepcion
desmotivación
desilusión
desesperación

¡y yo quisiera arrancarme una a una todas las uñas!
¡y yo quisiera destrozarme los nudillos, todos,
en las paredes del estómago!
quisiera escupirme salmuera a los ojos,
reventar mis tímpanos con explosivos,
enrojecer de dolor,
purgar la pena,
deshidratar todo el miedo que en mí cabe
en un bidón de gasolina,

vomitarme,

arder,
ar-rependita

¡tendría que matarme!

morirme, regresar al polvo,
así,
sólo así,
renacería limpia,
pura
y
digna,

así,
sólo así,
tendría el derecho
a mirarte a los ojos,

y tú en la cara,

y sin avisar,

generoso,

y sin otras palabras,

podría volver a pedirte
no sólo perdón,
también la vida,
podría volver a probar (te)
lo mucho, lo eternamente que te amo,

lo juro,
esta vez,
sin atragantarme.

22 de Octubre de 2012

miércoles, 24 de octubre de 2012

recuerdos de Portugal



A  Fialho de Almeida, el Pessoa desconocido



21.42, vieja taberna de Alfama, Lisboa, 23 de Diciembre de 1972

Solsticio de invierno a la bajada de un Jaguar X-300 Sovereing V-12 color crema,
tras la resaca de la lotería sólo quedan pedazos de hambre en el romántico barrio luso, que a punto de Navidad, se sostiene por unas macizas traviesas de madera de encina a prueba de penas, otorgándole un aire de coqueta caballeriza.

Tras las ventanas parpadean luces de colores, redes de centellas merodean por los callejones dónde el viento talla con pereza las piedras de melancolía y araña las paredes. Se desdobla la noche cubriendo los tejados de terciopelo azul salpicado de lentejuelas, guiñando sus mil ojos de diva incombustible.

Vestido de satén negro, ceñido cómo guante que moldea  los acantilados del cuerpo, largo interrumpido de una raja lateral que hace muralla con la península del pecado, único lugar dónde a la alta costura le hace sombra el cruce de piernas, mientras que una abertura en si bemol deja al desnudo la espalda.

Le sigue un preludio de cítula lastimera, tras el ala de un sombrero masculino de labios generosos, un anónimo músico local con mirada de 12 cuerdas, caldea la habitación.
Sirven el tinto, viña humilde y deliciosa, junto al licor de las cerezas, las luces se atenúan reducidas a lámparas de gas, y en medio del escenario un foco medio apagado redondea la magia dónde Ella, sirena de las tabernas, se deshace en un mar de canciones perdidas.

Sube la fiebre de la sangre, infecta de los microbios del deseo y los amores perros que una fuerza atormenta con curiosidad impaciente de oleadas, cómo la espuma contra las rocas solitarias…

Ojos velados de sombras y copas llenas de libaciones que desatan la condensación de esa fiebre voluptuosa en expresión lúbrica que nace de los espasmos profundos y devastadores acercando la piel a temperaturas imposibles, cómo si quisiera fundirse.

Y al tiempo que el fado se desgarra, un estruendo de lluvia fatalista agota las últimas balas sobre el viejo  faro.

Se escurren las manos, y hasta a las medias se le caen las piernas cuando el vaivén de los  pesqueros  desnudan a la intemperie, abriendo el apetito de la carne femenina, transformando la quimera de la tristeza en eterna noche de bodas.

E impacientes por amarse, a la hora de los pájaros se pierden en las enramadas, los amantes se derraman con la idea profana de encender la gélida ciudad de los cadáveres sin extintores,

se revuelve el alma de emociones criminales al mirarse,

y enturbian la noche las miradas empañadas de tormentas frescas y meteoros candentes
reconociendo en sus pieles, el mejor envoltorio para empezar a desnudar la poesía.

miércoles, 10 de octubre de 2012

el tiempo apremia


Mi corazón no busques, fue pasto de las fieras.
Ahora es cómo un palacio saqueado por las turbas
(Charles Baudelaire)

Esta es otra muestra más de mi autopromesa fallida, recompongo los pedazos de los papeles que desecho por las mañanas, duermo cómo el que duerme con la mecha sujeta entre los dientes, si me inmolo o no poco depende de mí, al menos de mi yo consciente. Una vez más, mi otro yo, el gran simulador, prefiere así arder, quemarse a lo bonzo sobre el papel, a ver si de una vez, la yaga se vuelve callo.

Repito, consciente que será la última vez, que este será el último trago de keroseno que acepte, más no respondo de los actos de subconsciente.

Si acaso soy yo misma el remedio, acaso el antídoto contra mi tristeza, me apiado de todas aquellas, psicólogas de pro-vocación y postura fácil, porque la falta de empatía, lo digo de corazón, a mí me produce pena, ¿pero y si acaso yo soy no más que un daño colateral cualquiera? El coste asumible en aras del progreso, 3 pastillas de soma antes de dormir, dirán, avancemos entonces.

Pese a las advertencias, decepción, pregonada, plomiza, de seguido, en masa, a la fiesta del dolor siempre acuden invitados de más, oportunos comunistas de papadas hinchadas, repartidores de falsa compasión, recaudadores inquisitivos de gratitud, infectados hasta el tuétano de egoísmo, ceguera y cobardía.

Desprecio vuestro entremés plano, anacronismo tan pobre no tiene cabida en mi potencial vida, más allá de éste, vuestro estúpido teatro de máscaras.

Me expongo estos días, menstruo y  vomito sensaciones en cualquier esquina, prometo curarme así de esta inesperada emboscada, que me ha dejado los puñales ensartados en la espalda, uno por cada momento dedicado, y se ha perdido después entre las turbas. No tengo intenciones más líricas que estás líneas sean mi mejor vendaje.

Ladro a los cinco vientos, (el último me está naciendo) como perra de presa que se anuncia: soy una mujer peligrosa porque estoy dispuesta a la sobrevivencia, ladro asquerosamente fuerte y en todas partes para espantar el odio de mis huesos, que no quieren ser baúl para nostalgias,  
que se dobla antes que partirse, que        par -   tir  -   se

Se me ve venir,  previsible, innegable animal de corazón cojo y arponeado, herida si, pero transparente… mi consciencia está desnuda, mi úlcera de frente.

Definitivamente no soporto este tiempo híbrido, de lluvias insuficientes para devolver al paisaje su primitivo verde, pero si lo suficientes para privarle de su exultante amarillo,

aflójense las hojas los pantalones,

desátense los robles sus cabelleras,

descúbranse las “corderas” sus verdaderas pieles.

sábado, 29 de septiembre de 2012

¿y ahora qué?


Se le acabaron las páginas a esta libreta diabética, al mismo tiempo que el otoño incendiario amenaza con arrasar este año caníbal (que harto de tantos derroteros, sólo admite un si, por victoria)

Cada vez que me despido de un cuaderno, acostumbro a hacer balance de imaginarios, a éste, sin duda, le sobra la mierda que me han vendido en tarros de mil, por la que, lo juro, empeñé hasta mis carnes.

Deambulo por los andenes de mi intrahistoria ¿qué me ha quedado? Si hasta las vías se ríen de mí, oxidadas, podridas, oxidadas, podr… están tan maltrechas que nada concurre por encima sin descarrilarse en las curvas.

Ahora que me encuentro en escasos metros del precipicio generacional, que sólo unos meses me separan de él, y no sé por qué, pero me aferro ferozmente a blankaótica, la adolescente extravagante y solitaria, tan dispuesta a redimir sus incoherencias a base de nocturnidad y alevosía. A ratos aprieto su mano tan fuerte que no llega al rigor a los pómulos, me gusta mantenerla calada en cada charco, entonces muerta de miedo, me repito entre dientes,  que no me suelte, por favor, que no me suelte nunca. A otros se me escapa y me decido a dar el gran salto, dejar ya los tratamientos de acné, y empezar a estar más pendiente de las arrugas que traerá  el paso de las estaciones.

Nada es menos doloroso por natural que sea el cambio…

La marcha forzada de las “hadas” que prometían rastro tras de sí, cómo han huido todas y cada una de las de entonces, sin dejar pruebas siquiera de que alguna vez existieran…  pero existieron sí, rieron, comieron y bebieron conmigo hasta rendirse al cansancio, existieron bellas y temporales, efímeras, tan imposibles… y ahora ya no se acuerdan, las hadas no saben de penas, las hadas no quieren tener ni idea del dolor, de la herida, se hacen las sordas, a veces me dicen que estoy linda en las fotos, se resisten a aceptar la caída de mis alas, mis articulaciones rotas, las hadas no están cuando se las necesita…

Y ya me ahoga la oquedad que deja el eco en mi garganta, expandiéndose, infiltrándose metastásico cómo un tumor, silente, infectando todas las caricias de mi inventario con sarnosas ortigas. Cómo me escuece el corazón, deforme de recibir palos, cubierto de serrín para camuflar tanto olor a pérdida, primer clasificado en la categoría de pesos pesados en el cuadrilátero de las soledades.

Hace un frío atroz aquí dentro, y me siento desnuda, completamente desnuda en mitad de este inesperado paso a nivel sin barreras, ni llamadas a tiempo.

Hacia atrás, las páginas salmón de los periódicos, las latas de aluminio exhalando sus últimos brillos, bajo el encapotado pasado sobre la tierra yerma se arrugan anodinas.

De frente, un sol cegador me nubla la vista, todavía me produce lágrimas, el silbato de una desconocida mole se aproxima inexorable desde el este, el tiempo para pensar se decide en esta tierra, pero tienes que elegir ¿dentro o fuera?
Suspiro, va siendo hora de atarse los cordones,

correr, 

saltar,

decirle adiós. 



viernes, 28 de septiembre de 2012

réquiem preposicional



Instrucciones: taconea, da palmas,  cántala


Ante el ciprés que ayer,
bajo el color tensión de los cimientos
que me sustentan,
yo, me morderé la lengua,

con la guadaña que hoy,
recortaré los pies de mi alargada sombra,

contra el recuerdo de
tu sin-figura y muda,
yo, me morderé la lengua,

desde el momento en que,
en mi cabeza tú, sigas creciendo cruel,
entre las cicatrices de los tresmil fantasmas
yo, me morderé la lengua,

hasta que sangre hiel,
supure hiel,
vomite hiel,
hacia la ansiada purga,
hacia la dura yaga,
yo, me morderé la lengua,

para que duermas bien,
para que vivas bien,
por el reflejo del mismo espejo en que,
me reconozcas otra,
y según tu mundo diez
cargues con quien te bailara las coplas,
y mientras yo, me morderé la lengua,

sin que sospeches que,
cuando al anochecer se abran las tumbas,
sobre la tierra fiel,
sin que te des ni cuenta
arrojaré los restos
de tu terrible sombra,
y después, me morderé la lengua,

con la esperanza iré tras el olvido
a suplicarle que, de mi conciencia él,
te dé salida,
entonces yo, me morderé la lengua,

y durante que el pulmón, me deje a toda voz
vivir en en paz,
dormir en paz,

mediante el modo de felicidad,
seguro encontraré
cómo perderte ya,
sin que me duela más
tu inútil falta,

que este callar tan mío,
que este golpear tan bajo,
que este punto y final,


que este haberme mordido tanto.


antes de que me quieras, cómo se quiere a un gato
me largo con cualquiera que se parezca a tí



27 de Septiembre de 2012

jueves, 27 de septiembre de 2012

Raíces negras



A Julio Arce, 
por sus fantásticas clases de
Música Popular Urbana


No hay tierra sin pueblo, puede haber pueblo sin tierra: La música conforma las naciones
Peter Welles

Esta es la idea que Peter Welles defiende en la conferencia sobre la música popular cómo pilar de la identidad americana.
Estados Unidos es la tierra del nuevo mundo, sus mitos son muy diferentes a los que se honraba en la vieja Europa. El tren, la construcción de esa red de arterias que comunicaron la costa Este con el romántico Western, a manos de manos negras, que encontraron en la música una vía de escape a esa condición de esclavos. Fueron los afroamericanos quienes enseñaron a América a reírse hasta de su mala suerte, quienes entretuvieron a su burguesía desde los Ministriles, o a no pisarse los pies bailando un rag time capaz de convertir el tiempo musical en jirones. Hasta la presencia del banjo, icono del cine del Oeste, es herencia negra.

Por todo esto, no es de extrañar que las primeras canciones narraron la vida de estos, allá por 1896 con un todavía desconocido Stephen Foster.

La Edad Dorada de la música popular norteamericana tiene su estandarte en la ruidosa Tim Pan Alley, aquella calle “de la cacerolada” era un hervidero de letristas y compositores que hacían un ruido infernal 25 horas al día. La llamaron la calle de las canciones, y los más célebres músicos que la afinaron fueron judíos, se decía que para comprender América tenías que viajar primero a Rusia.
En la música judía hay cómo en el blues una lágrima, un grito, esa capacidad de reírse de la mala suerte de la vida. Los judíos fueron los nómadas que empezaron a conformar país, cambiaron incluso sus nombres por otros americanos, porque para ellos, la religión era América.
Con el lanzamiento de “The Jazz Singer” Al Jonson que era judío y black face, solía decir “el jazz es la música de los judíos interpretada por los negros”.

A finales del siglo XIX, periodo de grandes descubrimientos, cómo la luz eléctrica, el gramófono, el cine… surge la primera generación de compositores y letristas, George Gershwin, Jorome Kern, Paul Robson…
Al jazz le siguió el blues, y a este el boggy boggy, un tipo de música que parecía el ritmo de un tren. Con los felices años ’20 llegó el Charleston, y la liberación femenina de las “flappers girls”. Se escribieron shows para Brodway y se consolidaron las Big Band.

Todos estos reconocibles símbolos con sabor a libertad, que poco a poco han ido haciendo nación al otro lado de las aguas, y que nos recuerdan, que el sueño americano es en realidad una bandera de muchos más colores.

martes, 18 de septiembre de 2012

y barrer el querer con los pelos de un pincel


 Quieto parao' no te arrimes, ya son demasiados abriles,
para tu amanecer desbocao' mejor que me olvides
(Corazón de mimbre, Marea)

Abril arrasó insolente los campos dónde las semillas que escogí con mimo esa primavera,
llegó huracanado con hoz en ristre contra mis brotes,
me tiró del pelo y dolorido se marchó dando un portazo tras de sí,ndo un portazo tras de smarch
que hizo temblar las paredes, desde dónde se desprendieron con  el impacto, los primeros pétalos agrietados de la rosa eterna, presagio que anunció cambios:
¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡!!!!!!!!


Abril me arrancó las lágrimas de cuajo, me apuntó en la sien, y muy tranquilo, me preguntó altanero:

-          - ¿Él o yo? –  al tiempo que comprobó que el silenciador estaba bien activado.

Concretó el duelo a oscuras y además pidió el beneficio de las máscaras para preservar así su intimidad, lástima que a mí las gomas me dejaron marcas.

Me brindó un tiempo, cómo sólo saben hacer los sádicos amantes, un tiempo de recapitulación y de meditación, igual que un estudiado paso atrás,
tiempo lleno de sospechas y dudas que llevé a peor, que alargó exponencialmente los pies de abril.

Por entonces, el insomnio se acurrucó en forma de profundas ojeras indisimulables, tras los posos del café, cómo dos pozos de negrura acordonando el perímetro de la tristeza, que después tornó de resignación mi rostro de escarabajo, que cubrió mi alma, pálida cómo un cigarro, de sombras.

Dejó los bosques encapotados, imposibilitados ese abril.

Me sustituyó por un estío más cruel que cualquiera, ocupado y agobiado, cómo sin quererlo nos fuimos dando largas para a-cortar distancias, sin darnos cuenta nos relevó un desenlace más vulgar que desconocido, tan propio de ese mes.

Y al final, se fue, y para rematarme, me tiró dos besos cómo dos machetes, cómo dos cazas asesinos,  sin esperarlo, el mismo día en que sobrecogidos, recordábamos desde este lado, el símbolo de un Occidente devenido a escombros, conspiración, hinchado de tanta muerte.

Y al igual que entonces una mano negra, fue tirando suavemente del manto de las confusiones,
cubriéndolo todo, precisamente, de “eso que llaman olvido”




sábado, 15 de septiembre de 2012

Hoy ¡Poesía a gritos!


Copio y pego del blog de Antonio Díez, mañana todos a las fiestas de Fuenlabrada seeeeeeeee, la última vez que estuve aquí fue viendo tocar a Mägo de Oz, Breed77 y Katatonia, que recuerdos, gotiqueando por estos lares, mañana más y mejor, no faltéis

Este sábado participaré en un recital enorme llamado “¡POESÍA A GRITOOOOOOS!” organizado con motivo de las fiestas de Fuenlabrada por la asociación CCK Kanete y el Mesón Kiebro, sin duda el local de referencia en estos tiempo oscuros en mi oscura ciudad…

Y no habrá poesía únicamente, también música y otras sorpresas. Y no estaré solo: más de veinte artistas de toda laya desparramarán sus propuestas en la noche. Estos son:

presentan: ANA RODRIGO / YOLIDÚ GLU GLU
música: JAVIER MOLERO / MAXI

intervienen:

YOFRE LUNA
CECIL FERNÁNDEZ
DARTH HERRERO
MAX ESTRELLA
ANTONIO DÍEZ
MAR HACHE
EL CABLE AZUL
ALICIA AVILÉS
FÉLIX CHACÓN
NIÑO
BOLO GARCÍA
NARES MONTERO
CARLOS GUERRERO
ÁNGEL MUÑOZ
NORA LOUKILI
KIKE ROSQUILLA
MAR RODRIGO
JULIO QUÉ MÁS DA & CREW

Nos vemos en la plaza del poniente a las ocho de la tarde. Va a ser apoteósico. Y después, allí mismo, concierto de Iratxo y otras muchas historias que sólo suceden en las fiestas de Fuenlabrada. ¡Para no perdérselo!


martes, 11 de septiembre de 2012

Rebeldes sin causa (propia)

Pequeña reflexión en la biblioteca tras un descanso con Carlos Saez, desde el cansancio del estudio

Errantes meditabundos de Occidente, vosotros, todos vosotros, soñáis con vivir la utopía oriental que sólo el Dharma ofrece a los más puros, habláis vosotros de libertad con las cadenas prietas, y os habéis currado una gran pancarta de Rebeldía que endulzáis con yerba buena y el humo que se desprende de la filosofía de la calle adulterada.
No os creo, ni comparto vuestra propuesta, vosotros, todos vosotros, desconocidos del mismo mundo que criticáis airadamente porque os ahoga y esclaviza. No creéis en nada ni en nadie, y emprendéis la huida fácil, que es la de la casa materna, cobades todos vosotros, para mí no sois revolucionarios, ni originales.
Siento que todos no seais un Jack Kerouac, cosa que de verdad lamento, ni un Alexander Supertramp, cosa que más bien celebro, por vosotros, digo.
Es fácil despegarse cuando tenéis una cobertura favorable, renegar así de la mano que os da de comer, abrazar las enseñanzas de un célebre Budha, etéreo, en muchos casos igual de desconocido, pero que os ha prometido el Nirvana a través del arte.
Sublimáis la uotopía literaria y os cansáis de todo rápido. Sigo viendoos repletos los bolsillos de tabaco norteamericano y bebiendo Mahou en cualquier parte, el Jack Daniels sigue siendo para unos pocos privilegiados, usáis Facebook, vosotros, todos vosotros, estáis sobreinformados, pero aún así os considero hipócritas cuando renegáis de Coca-Cola.
Por eso no creo en vuestro caballo entre las eternas dos tierras, porque veo cómo en vez de equilibrar la balanza, la destronáis con una suerte de fantasías noveladas que no llegan a sus últimas consecuencias.
Así que genios, todos vosotros, admito que me ofendéis tanto cómo la injusticia o el terrorismo.
Expertos relativizadores del todo, quiero veros a vosotros, todos vosotros, felices en Cuba o en paz en el Tíbet.
Occidente no os deporta, este exilio vuestro, todo vuestro, es la elección de tener un pie en cada sitio, indeciso e indispuesto a saltar definitivamente del otro lado del espejo. Niños estancados en Nunca Jamás ¿es qué ninguno está dispueso a ser un Peter Pan ó un Capitan Garffio? eso requiere esfuerzo, y perdonad mi osadía, yo lo sé, y por eso me quejo, desde la formación, el sacrificio y la constancia, puedo decirlo, ME QUEJO.
Tranquilos, porque todavía hay tiempo, despegaz con el mejor de los carburantes que se os ocurra y patead la mierda de este lado con las mejores botas, la educación, no hablo sólo de la academía, pero tampoco sólo de la moral.
Sin embargo os admiro, poetas, todos vosotros, dueños de la belleza, almas sensibles y bondadosas, por eso escribo, porque os creo a tiempo, de cambiar ese conformismo, tan de vosotros. Y cuando digo conformistas es porque todavía no he conocido ni a un Ernesto Guevara ni a un Bukowski cualquiera.
La lucha empieza siempre con uno mismo, empapaos ahora que sois jóvenes y fuertes de todo cuánto os caiga, buscad la manera de combatir desde dentro con lo mejor de cada uno, para la evasión siempre habrá tiempo.
Os deseo fervorosamente a todos un proyecto de futuro feliz, que os haga triunfadores, sin pensar que eso sólo sea sinónimo de Jaguar en la puerta, o Dom Perignon en la nevera.
Le falta solidez y consistencia a tanta milicia barata, le falta humanismo, cojones y trabajo ("las estrellas para quién las trabaja"  dice Mestre).
Así que vosotros, todos vosotros habitantes del hoyo de este lado del meridiano, enjugaos el miedo con las legañas cada mañana y empezad por forjaos Hombres y Mujeres vosotros mismos,
seguid creando, poetas, que la belleza puede ser la primera milla de todas las que recorren esta autopista.
En el mejor sistema no existe la palabra miedo, ni humano rima con vago.

domingo, 9 de septiembre de 2012

en el Sur no hay vírgenes



A Jack , Chuck & Barry, por darme tanto , tanto, tanto


Ariadna tiró del hilo
una noche de agosto estrellado,
no sé si le picaba tanto
más el vestido
o la goma de las bragas,
pero cansada de tantos rezos
a San Pancracio & la Virgen de la Fortuna
se apretó las ligas
al tiempo que desclavó
sus manos de la cruz
que tanto le pesaba,
desenfundó un viejo Colt 9,
herencia del reciente cadáver
de un jazzman
que pactó con el mismo diablo
una muerte de gramófono,
& acogiéndose
a la protección de todos sus nahuas
se borró las lágrimas en los ojos
con el vidrio de una botella de agave azul,
& descerrajó en el corazón
de su prometido tres balas:

en el nombre del padre

del hijo

& del espíritu santo,

Esa noche de agosto estrellado
cuando llegó a casa
brindó con un Old Fitzgerald de 15 años,
recuerdo del último secuestro en Kentucky,
se desnudó de cara al espejo
& después de masturbarse
con la imagen de Robert Mitchum
en La noche del cazador
entonando el célebre Leaning Leaning
hasta durmió tranquila,
no pensó nada más.
A la mañana siguiente
un flamante Chevrolet Malibú del 65
aparcó frente a su apartamento
a las 7.43,
Cord Cuervo, natural de Cabo San Lucas,
hijo de un célebre
corredor de apuestas de Obregón
& de la popular telepredicadora
Cassie Esperanza Refrito, inmigrante en Oklahoma,
se alisó su  impecable traje beige
de raya diplomática,
encendió el primer Paul Mall del día
& esperó,
pendiente de que Ariadna
no cayera en que cada día
le faltaba más pelo,
que él disimulaba bajo
un elegante Stetson marrón.
A las 7.53, la señorita
salió del 32 de la calle Amanecer Ballenas,
tras unas enormes gafas de sol
& una sugerente falda lápiz rojo intenso
que acentuaba sus curvas
de mujer puñal,
tal cómo habían acordado.
Cuervo la besó timidamente en los labios
al tiempo que abría la puerta del auto,
sólo dijo:
-         ¿Has traído lo de Santos? –
a lo que ella sonriendo respondió
señalando su Birkin de Hermes
de cocodrilo del Nilo.
Arrancaron
levantando una polvareda
sobre los coletazos del verano
en Rancho Cerro Colorado
& tomando la carretera Federal 19
a Bahía de Concepción
fueron dejando atrás la BC
digno lecho para indios
& amantes pobres,
en el coche música country,
tarareaban canciones de
Dolly Parton & Bill Monroe
entre los secaderos de tabaco
que enmarcaban los andenes,
Ariadna era feliz así,
¿Qué futuro podía ofrecerle un
humilde jardinero de Todos Santos?
en realidad ella pensaba
haberle hecho un favor,
siguió tarareando
al tiempo que se agachaba
sobre el regazo de Cuervo,
& se repasaba los labios
cómo a él le gustaba,
- chica lista Ariadna -
Llevaba a cuestas tanta violencia
que a veces hasta le
sangraban los sueños,

pero sabía cómo tratar a cada hombre

& éste tenía el dólar sujeto por la cola,
& eso es más eficaz
que una ametralladora.

viernes, 24 de agosto de 2012

el portero del Bukowski Club


Que suerte tiene este bar,
cada vez que alguien pasa por la puerta
seguro que piensa que tiene al portero
más guapo del barrio,
normal, es normal,
yo envidio mi suerte,
entretanto ya dentro, disfruto
y escucho los tantos poemas
que se superponen entre las cervezas,
deshago mi margarita de apuestas
y lo reconozco,
casi todos vuestros versos
me gustan más que los míos,
pero ¿y el portero?
: el Hombre de espaldas al poema,
podría decirte exactamente
cuantos cigarrillos ha fumado
en su vida, que gusto tenía cada uno,
en qué momento los encendio,
dónde tiró las colillas,
y reventar así todo el auditorio
con una sonrisa anecdótica,
la misma que se gasta el íbero
si me roza la ropa interior
con los dientes,
o lo que le pasa a mi circuito mayor
si nombra al rosario de ex-novias que tiene,
y lo que es peor, le han dejado el coche,
y aún peor, no se han perdido.
Como se enciende el séptimo de caballería
en mi izquierda apretada
por tanta oración
que no lleva mi nombre
y para rematar la peor de mis desgracias,
tienen los ojos azules.

Y es que soy tan egocéntrica
como no aparento,
tan escandalosamente dramática
cómo no podéis ni imaginar,
más bravía que una cuadrilla de caballos locos,
capaz de pedir a voces
me rompan
hasta los muelles
de los transatlánticos
que surcan mi vientre,
cada vez que
cómo una egoista, no cualquiera,
sino cómo la más egoista de las niñatas que conocéis,
le exijo que no se duerma,
porque odio los besos que cortos
irrumpen mis labios
y para las escaleras mecánicas
siempre me gustan más largos,
dónde hablar a media voz,
y que sólo él lo escuche,

propongo:

1º. Bebamos de la pila bautismal
el pecado que nos absolvieron,
volvamos nosotros a la condición original
de ser primeros y desobedientes.
2º. Vamos a hacer entonces
cómo que buscamos las navajas
simulando suaves las caricias,
3º. Descosamos después las bocas
de secretos para liberar en palabras los sueños
más negros que nunca fueron,
4º. Vistámonos de lobos
y arranquémonos las pieles que nos sobran,
5º. Simulemos sacrificios prohibidos
bien entrada la noche
en casi todas las partes
de la geografía humana,
6º. Reventemos pues,
el pasado de acordes y arreglos
que le hicieron al estribillo a nuestras vidas
con lápiz enamorado,
que el eco de la voz se haga carne.
. Entremos en la historia
por las puertas más violentas
del paroxismo,
y cambiemos el color ceniciento de las farolas de gas
por el fondo amarillo de un vaso de bourbon,
8º. Bailemos al son de las marimbas
salvajes tarantelas de cara al tiroteo,
no importa,
porque
como lluvia en el sombrero
rebotarán las balas

Desbanca sólo tú
a dios,
despójale de lira porque puedes
...
que suerte que aquí estés,
y no me oigas,
lo digo así, bajito:

qué sólo el mago sabe
que a mí no me hacen falta
más pétalos de flores,
más poemas,
que ya tengo mil versos con su nombre,
qué sólo él sabe
cómo esconder toda la noche en un orgasmo
y sacarla al final como un truco de magia,
que no hace mucho más de un año
que este corazón,
este,
loco de alegría
recibe cada mañana
no sólo las puertas de sus manos
siempre abiertas,
qué sólo el mago sabe,
pero que ahora que estáis todos, lo sepais también,
y que por si acaso,
y que nunca se le olvide al mago,

que sigo,
no sólo enamorada de sus trucos,
sino también
de mi bendita buena suerte.

jueves, 23 de agosto de 2012

Qué es para mí estar enamorada

No le pesan las piernas al corazón que necesita cada día correr los 100 metros lisos para latir más alto que las bombas de la rutina.

No hay distancias capaces de hacer limitados perímetros ni situaciones adversas que impidan que dos pulmones respiren el mismo aire.
(Aunque ese aire esté contaminado de kilómetros de distancia, o el humo de mil autobuses rabiosos, o los fogones de veinte restaurantes hindúes)

No le pesan los párpados a las miradas, ni le vence el sueño a los ojos que necesitan mirar, remirar su reflejo en los ojos del otro, buscar ahí dentro los motivos de porqué le dan calambres un manojo de nervios en el estómago cada vez que... Para mirar no hacen falta ni gafas de ver.

No le molesta una mierda de pájaro en el pelo, ni las manos sucias, a las manos que buscan sentirse, tocarse, a la piel enamorada no la ensucia un helado de chocolate, ni el humo del cigarro le produce cáncer, ni el ajo del gazpacho le da arcadas.
Las manos de los enamorados por tanto, nunca jamás están sucias.

No estorba el sudor en la frente, ni la ropa sin planchar, ni del revés, no importa la cama sin hacer, la llaga en la boca, los cacharros sin fregar, la casa pequeña,
no cuando las horas se adelantan impacientes para llegar antes al alma entre las rígidas manecillas del tiempo.

No duelen las ocho horas, pero tampoco las dieciocho al trabajador que enamorado se levanta sabiéndose con el aliciente más fuerte y poderoso al que se puede aspirar en esta vida, que es precisamente el Amor,
aunque esté picando en una mina, faenando en alta mar, jugandosela en el Líbano o sentado en una oficina,
rodeado o no de los peores miserables o hijos de la puta más gorda que los parió a todos.

Tampoco le hieren igual la falta de humanidad, ni de valores que está sufriendo el planeta, el déficit de bondad o las tapaderas de ladrones que hay detrás de cada esquina,
el enamorado es tan fuerte que se sabe capaz de combatirlos, superior al resto.

No dice por cualquier cosa de estas, "que no da mas" o "que esto es mejor que lo que ofreció a otras mujeres antes"
porque a la enamorada no le vale,
porque ella está enamorada más fuerte, mejor y más real que todas las mujeres de la tierra juntas,
porque la enamorada está más segura de su incondicionalidad y de lo que siente, así que no tolera esa excusa,
porque a la enamorada la jode más que el hambre en África que la comparen con mediocres amantes, malas amigas, baratas niñitas o pseudo-mamás que tuviste antes, que eso si que la ensucia a la enamorada las manos, y el orgullo.
Porque la enamorada es capaz de poner el mundo a la medida de tus manos, y trabajar cada detalle, cada gesto con cada uno de sus músculos para dártelo todo,
y por eso la enamorada lucha con más hechos que palabras bonitas, porque pone cada centímetro de su cuerpo al servicio del amor.

Porque esta enamorada entiende el amor solamente como DAR, pero bidireccionalmente,
no como algo útil,
por eso busca el querer enamorar cada día a la otra persona dándole todo lo que es ella, por encima de situaciones y circunstancias más fuerte que su paciencia y cansancio.

Esta enamorada te quiere no porque se merezca ella que la quieran, o porque tuvo peores experiencias que tú, te quiere, y te desea tanto que no hace falta que le pidas que levante pirámides o conquiste nuevas galaxias para tí, ni que te haga la cena o vele tu sueño.

Esta estúpida enamorada piensa que los grandes esfuerzos son los que construyen los grandes amores,
piensa que los mediocres, los perezosos, los que se cansan y no dan más, se quedan flotando a la deriva en las aguas turbias de la vulgar comodidad, sin rumbo fijo, suplentes de destinos inciertos que no manejan.

Ésta convencida ENAMORADA considera y cree firmemente que el éxito está en el DAR de forma bidireccional, que verdaderamente eso es lo que convierte al amor en IRREDUCTIBLE.

Cristina Tauler



miércoles, 22 de agosto de 2012

Perro Aguayo


Y ahora voy a salir a beberme los bares
pa' olvidarme de tí, y volver a vivir
y pasarlo bien padre
(Ranxeira, Mägo de Oz)
Nunca vi al Perro Aguayo temblar tanto,
recordaba sus pestañas siempre firmes,
muy correcto en las formas,
elegante entre las cuerdas,
y sin embargo,
cómo ahora dos badajos de campana rota
le cuelgan dónde los puños
a ese hombre,
pienso que debe hacer mucho
frío ahí dentro,
en la casa del Perro Aguayo,
aunque no se ha quitado la máscara,
hay que ver los ojos tan tristes que se le han quedado
a ese hombre en la foto,
y cómo contrastan con la alegre cantina
y el picante de los burritos
sus ojos de frijol,
de verdad que me hace sentir compasión
ese hombre,
¿dormira por las noches?
pregunto,
¿por qué sigue dándose golpes
si ya no hay combate?
¿acaso alivia su duelo
hinchar la barriga?
de verdad, pobre diablo...
prefiere infectarse la herida con chile,
me muero de pena al mirarlo,
tan triste, el Perro más triste del mundo,
paseandose triste
entre las malqueridas,
cómo un triste Día de Muertos,
fingiendo en las fotos de chiste
un aplomo de barro,
con todos los dientes picados
de tanto tequila,
ese hombre... ¡vendido!,
rodeado de pinches cabrones
cantandole tristes corridos
al Rey de Jalisco,
colgando la soga al burrito
izado entre aplausos
confeti y rancheras,
llenando su boca
de pesos,
le muelen hasta los huesos,
y a golpes le abren las tripas
al hombre más triste del mundo,
que finge
curtidos nudillos,
rodillas de acero,
los ojos los tiene inyectados en cuero,

ese hombre con nombre de Perro,
más seco que un olmo,
que tiene la piel de piñata.